Los líderes de la Unión Europea (UE) acordaron este jueves sancionar a Bielorrusia por reprimir a la oposición democrática y elevar el tono contra Turquía por las prospecciones petrolíferas en el Mediterráneo Oriental, dos escenarios diplomáticos cruzados que amenazaban con impedir sendos acuerdos.

Aunque había consenso político para castigar a la Bielorrusia que preside Alexandr Lukashenko, acusado de fraude electoral, dos socios comunitarios, Chipre y Grecia exigían la misma determinación contra la Turquía que preside Recep Tayyip Erdogan y amenazaban con bloquear sendos acuerdos ya que las decisiones de política exterior de la UE requieren unanimidad.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: