Portada

La segunda que no fue, por Francesc Bracero

consultor seo


La jornada de huelga supuestamente general de la que tan profusamente informaron ayer los medios de la Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) volvió a ser fantasma. TV3 dedicó una buena parte del Telenotícies a un paro que no tuvo nada de general y que se caracterizó principalmente por las acciones de boicot de los CDR contra diversas vías de comunicación (ya se sabe que la mejor forma de reivindicar los derechos propios es impedir por la fuerza que otras personas puedan ejercer los suyos).

En una de esas acciones tan “democráticas” de los CDR que consisten en quemar neumáticos y, llegado el momento, tirar piedras a los Mossos d’Esquadra, un cámara de TV3 tuvo que ser atendido de una pedrada. De nuevo un informador fue agredido en una manifestación, fuera o no de forma voluntaria. Puede que la piedra no se la lanzaran a él, pero no hay duda de que la arrojaron contra alguien. Las agresiones físicas a los periodistas se ha convertido en los últimos tiempos en Catalunya en una tendencia más que preocupante. La escalada de incidentes es continua en cada una de las “jornadas históricas” que vivimos en los últimos años.

Hace un par de meses que TV3 bautizó como “la gran aturada” la huelga encubierta convocada para protestar por la celebración del Consejo de Ministros en Barcelona del 21 de diciembre. Ese día, la cadena pública se equivocó al prejuzgar y dotar de un sello propio a un acontecimiento que suponía que iba a suceder, pero que finalmente no ocurrió. Ayer, al menos, admitió, ante las evidencias, que la convocatoria no tuvo incidencia en la actividad económica.

La convocatoria de huelga tampoco fue buena para los periodistas. Hubo medios en los que no se trabajó, en consonancia con su línea editorial y en disonancia con el conjunto de la mayoría de la sociedad, que sí trabajó.

La diferencia entre la convocatoria de huelga, con apoyos del Govern a la misma, y lo que en realidad pasó en el mundo laboral, tuvo al final algunos apuntes para el estudio psicológico que quedarán para los especialistas gracias a los medios de comunicación.

Por ejemplo, un diputado de JxCat en el Parlament, Francesc de Dalmases, nos ilustró sobre lo que es una noticia falsa al asegurar que la huelga general será recordada “como una de las más importantes” celebradas en Catalunya. El mismo político pidió revisar la actuación de ayer de los Mossos d’Esquadra por si en algún caso no se había hecho de forma “absolutamente democrática”.

¿Qué debían hacer los Mossos ante quienes impedían al resto ir a trabajar? ¿Dejarles salirse con su voluntad? Eso no hubiera sido democrático. Hubiera sido asambleario, que no es precisamente lo mismo aunque algunos no lo entiendan. Se puede estar en el Govern o fuera, pero no en los dos lados.




Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment