Salud

La salud vía internet: ¿Es una buena idea?


Seguro que, en algún momento, has entrado en internet a buscar información sobre algún asunto de salud que te preocupaba. Posiblemente incluso hayas seguido consejos de salud leídos en internet. ¿Sabes si has hecho lo correcto? En este post te lo desvelamos todo.

La web en la que te informes lo es todo

En los últimos años ha aumentado mucho la cantidad de gente que está buscando a través de internet la información que cree necesitar por algún problema de salud. Es una práctica cada vez más extendida, incluso a veces en lugar de la aconsejable visita al médico.

Buscar información en internet no es malo. Hacerlo en lugar de visitar al médico sí lo es. Y si además lees la información en blog de pésima calidad, escritos por gente que no es médico ni nada parecido, la situación puede llegar a ser incluso peligrosa.

Si quieres usar a Doctor Google, hazlo en sitios como eCurae, un blog escrito por profesionales sanitarios y fácil de entender, para que puedas obtener información real y de calidad sobre salud. Todo un referente de la e salud en el que sí es bueno buscar información.

Sin embargo, buceando por internet seguro que puedes encontrar muchas otras webs en las que encontrarás información escrita por gente sin formación en la materia y que habla sin ser conscientes del daño que pueden llegar a hacer a sus lectores.

Eso por no hablar de la enorme cantidad de sanadores, curanderos y demás terapeutas alternativos que proponen milagros con terapias sin ninguna base científica y que nunca han podido demostrar su efectividad.

Todo esto hace que lleguemos a la conclusión de que buscar información en internet no es bueno ni malo en sí mismo, sino que depende de la web en la que obtengas esa información. En casos en los que se trate de información de calidad, sin duda es bueno hacerlo.

Cuándo buscar información sobre salud en internet

Hay muchísimos casos en los que puedes llegar a necesitar buscar sobre salud en internet. Por ejemplo, imagina que acabas de salir de una revisión médica y tu doctor te ha diagnosticado una pequeña enfermedad. ¿No sería útil tener buena información sobre ella?

Quizá estás pensando en someterte a una operación y no tienes claro si dar el paso o no. ¿A que sería útil contar con información sobre esa operación, sus pros y contras y los riesgos que conlleva? Sería un caso lógico en el que buscar información.

También lo es cuando escuchas alguna enfermedad sobre la que no sabías nada y quieres enterarte de qué se trata. Puede que hayas visto a algún familiar o amigo que la padezca y quieras conocer a fondo qué es lo que le pasa para saber cómo actuar con él.

De igual manera que en todos esos casos, y en muchos más, es aconsejable buscar información en internet, hay un caso en el que no debes hacerlo: cuando en realidad necesitas ir al médico. En ese caso lo que tienes que hacer es acudir a él.

Ninguna web ni blog de salud, por bueno que sea, puede sustituir a una visita médica. Tu doctor es quien mejor puede diagnosticarte y proponerte un tratamiento adecuado a ti. Por lo tanto, en este caso la información en internet solo debe ser un complemento.

Criterios para saber sin una web de salud es buena o no

Con todo lo que hemos dicho, ha quedado la claro que el tipo de web en el que entres es clave a la hora de obtener información de internet. Sin embargo, surge otra pregunta importante: ¿cómo saber cuándo una web es buena y cuándo no?

El primer lugar, hay una premisa imprescindible, sin la cual debes huir de cualquier web. Si no está escrita por profesionales, no es una web fiable. Ninguna otra persona, por muy bien que escriba o por muchas titulaciones alternativas que diga tener, puede ofrecerte lo que un buen médico.

Internet solo debe actuar como medio entre los profesionales de la medicina y tú. Por lo tanto, usa como criterio indispensable para saber si una web sobre salud es buena o no el hecho de que esté escrita por médicos, cirujanos o enfermeros.

En última instancia, puedes fijarte en otros factores añadidos como el diseño de la web, la profesionalidad, la cantidad de contenido publicado o si se trata de una web colaborativa o no. Todo eso te puede servir como ayuda, pero siempre teniendo en cuenta el criterio de quién la escribe.

Con toda esta información podemos llegar a la conclusión de que buscar información en internet es algo positivo si se hace en los sitios adecuados. Es responsabilidad de los blogs de salud ofrecer esa información de calidad que nunca te haga llegar a conclusiones que no son ciertas.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment