Aunque el objetivo de rehabilitar energéticamente 1,2 millones de casas en la próxima década fue definido por el Gobierno antes de la covid, esta línea de actuación se rebela ahora como un buen negocio capaz de captar gran cantidad de fondos europeos, que aumentaría los ingresos públicos entre 1.000 y 4.000 millones de euros cada año.

Eso permitiría cubrir holgadamente el gasto público de entre 200 y 1.000 millones anuales que se necesita para su financiación, según los cálculos que el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) ha plasmado en la actualización de la «estrategia para la rehabilitación energética en el sector de la edificación» que envió la semana pasada a la Comisión Europea.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: