La Comunidad de Madrid sacó ayer pecho y anunció que en tres años contará con una de las mejores ratios de bomberos de toda España. Será cuando concluyan las oposiciones que están puestas en marcha y que permitirán que haya un efectivo por cada 1.500 habitantes en el territorio que controla el Gobierno regional. Este aumento se verá acompañado por la creación de ocho nuevos parques —ya anunciados a principios de año—, que supondrán una rebaja en el tiempo de respuesta ante las emergencias.

El Gobierno regional, que se encuentra en funciones, está aprovechando estos días de interinidad para hacer un repaso a sus logros o a proyectos ya iniciados. Si el miércoles lo hizo con el anuncio de la ampliación de la línea 11 del metro hasta la estación de Conde de Casal, el presidente regional en funciones, Pedro Rollán, visitó las obras del futuro parque de bomberos de Alcobendas. Estas, que era una de las promesas del PP en su anterior campaña electoral, se encuentran al 75% de ejecución. Con una inversión de 5,9 millones de euros, entrará en funcionamiento a principios del año próximo. Esto supondrá que deje de funcionar el actual, que se encuentra junto a la autovía de Burgos (A-1).

El nuevo parque cuenta con dos edificios que ocuparán 2.828 metros cuadrados. En el principal estará la zona residencial, la central de comunicaciones, un área de descanso, cocina, aulas de formación, dormitorios y una nave para vehículos. El otro inmueble se destinará a edificio de maniobras, con 400 metros cuadrados, lo que permitirá la formación continuada de los profesionales.
Pedro Rollán aprovechó su visita para recordar que ya se han incorporado 113 nuevos bomberos. Otros 100 se encuentran en fase de oposición. El pasado mayo se realizó otra convocatoria de 150 funcionarios. Todos ellos se sumarán a la actual plantilla de 1.300 bomberos.

El Gobierno regional espera llegar en los próximos tres años a una cifra récord de 1.830 plazas, lo que daría una media de un bombero por cada 1.500 habitantes. “De esta manera, y con estos datos, la Comunidad de Madrid será la región con mayor ratio de bomberos profesionales por habitante de España”, destacó el presidente autonómico en funciones.

Los bomberos se distribuirán en los 27 parques con que espera contar la región cuando acabe el plan de creación de ocho nuevas instalaciones repartida por todo el territorio. Estarán en Villarejo de Salvanés, Villanueva de la Cañada, Soto del Real, Lozoya, El Molar, Cobeña, Loeches y Móstoles. Este último tiene la particularidad de que el Ayuntamiento ha solicitado el paso de sus bomberos a la Comunidad de Madrid. Eso sí, con el compromiso de que se construya un nuevo parque que sustituya al actual, que se halla en pleno centro de la localidad y que sufre bastantes carencias, en especial de conexión con las carreteras de la localidad.

Tiempos de respuesta

Los nuevos parques pretenden reducir el tiempo de respuesta que ofrece la región en determinadas áreas que carecen de instalaciones de bomberos cercanas. Ello, unido a la orografía del terreno y a carreteras angostas y con muchas curvas, motivan que la llegada de los efectivos de extinción de incendios se vea aumentada, con el consiguiente riesgo para las personas y para los inmuebles.
Cuando estén todos construidos, los cálculos del Gobierno regional son que el 90% de la población madrileña se encuentre a menos de 10 minutos de un parque. Hasta el momento, ya se han encargado los proyectos de cinco de los ocho futuros parques.

Rollán recordó que en la pasada legislatura se abrió el parque de Valdemoro, que estuvo cerrado durante años ante la falta de personal y de medios. Su ubicación en ese municipio fue un empeño personal del entonces consejero de Presidencia e Interior, Francisco Granados. Puso como excusa que daría servicio a la autovía de Andalucía (A-4).

El titular del Ejecutivo autonómico recordó que también se ha renovado la flota de vehículos con la adquisición de 19 bombas rurales pesadas, 22 bombas forestales pesadas y la incorporación de nuevas autoescalas para los 19 parques actuales. A todo ello se suman 19 furgonetas eléctricas —una por parque—. “En total, ha habido una inversión superior a los 200 millones de euros en el cuerpo de bomberos de la Comunidad de Madrid a lo largo de estos últimos cuatro años”, concluyó Rollán.

En la capital, uno por cada 2.451 vecinos

La capital cuenta en la actualidad con 1.315 bomberos distribuidos en 12 parques. Eso supone que hay un funcionario por cada 2.451 madrileños (3.223.334 en total). La cifra es considerada más que adecuada por los responsables del servicio, ya que no se dan grandes extensiones de terreno y tampoco enormes masas forestales —salvando parques importantes como la Casa de Campo o el Retiro—. La distribución de los parques y de los efectivos hace que, en condiciones normales, se llegue a un siniestro en pocos minutos.

Además, siempre existe cooperación con otros cuerpos, en especial con la Comunidad de Madrid. Durante el último gran incendio forestal registrado el pasado 28 y 29 de junio en Cenicientos y Cadalso de los Vidrios, el Ayuntamiento se comprometió a atender los siniestros de los municipios cercanos. Los efectivos de parques como Pozuelo de Alarcón y Alcobendas (pertenecientes al Gobierno regional) fueron trasladados al suroeste de la región, lo que dejó mermados de bomberos estas zonas. En caso contrario, también ocurre lo mismo cuando bomberos de la Comunidad de Madrid prestan servicio en la capital. Así ocurrió por ejemplo en el incendio de la Torre Windsor el 12 de octubre de 2005.

Idéntico intercambio ocurre con municipios que cuentan con servicio de extinción de incendios propio, como Alcorcón, Leganés, Fuenlabrada o Móstoles. Este último está pendiente de incorporarse a la Comunidad de Madrid.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: