«Sigo teniendo la misma confianza del primer día que pensamos en él», dijo hace un mes Diego Simeone sobre Thomas Lemar, del que se esperaba mucho y se intuía una reacción en esta temporada que no ha ocurrido con 18 partidos jugados, aún entre la intranscendencia y la decepción para ser más suplente que nunca.

Disponible en el banquillo, no tuvo minutos el pasado viernes en el estadio de La Cerámica ante el Villarreal; una situación tan extraña en el internacional francés y en el Atlético que sólo había ocurrido una vez en la temporada y media que acumula en el club: el 16 de marzo de este año en la derrota 2-0 contra el Athletic.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: