La Policía Municipal de Madrid de Madrid ha retirado una pancarta del colectivo okupa Hogar Social Madrid (HSM) contra los menores extranjeros no acompañados (MENAS) que se encuentran en el centro de Hortaleza.

El centro de menores se puso en contacto con la Policía tras ver el cartel con la inscripción «¡Cuidado? (presuntamente) aquí habitan (presuntos) MENAS (presuntamente) peligrosos», que llevaba inscrito el logotipo de la organización HSM.

Así, los agentes procedieron este lunes a retirar la pancarta ante la llamada del centro y realizaron un informe para comprobar si esta inscripción puede estar incurriendo en algún tipo de infracción penal o administrativa, por lo que se procedió al traslado de este asunto a la Unidad de Gestión de la Diversidad.

Por su parte, la organización ha publicitado los carteles a través de Twitter y ha señalado que los trabajadores de nacionalidad española «sufren agresiones, robos e inseguridad» en los barrios donde están presentes los MENAS. «El totalitarismo ‘políticamente correcto’ nos amordaza legal y socialmente para no contarlo. La verdad antes que la paz», han indicado.

Así, la organización ha detallado a través de la red social que los carteles se han colgado en los centros de Hortaleza y Casa de Campo, aunque Policía Municipal solo tiene constancia del primero de ellos.

La Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF), sindicato más representativo en las administraciones públicas y con presencia creciente en el sector privado, ha constatado el malestar existente entre los trabajadores del Centro de Primera Acogida de Hortaleza por las pancartas colocadas en las vallas de sus instalaciones.

Las pancartas, que llevan el sello del grupo neonazi ‘Hogar Social’, caen en el reiterado error de considerar estos centros únicamente para menores extranjeros, cuando se trata de centros de primera acogida en los que recalan menores en situación de exclusión independientemente de su nacionalidad.

Los trabajadores tanto del Hortaleza como del centro de la Casa de Campo, antiguo albergue Richard Schirrmann, en los que aparecieron las pancartas que la Policía Municipal retiró a primera hora del lunes, están cansados de explicar que son centros de urgencia específicos para todos los menores de Madrid, en los que recalan tanto menores extranjeros como nacionales que por diferentes situaciones precisan ayuda.

De igual manera, los trabajadores rechazan que se vincule a estos menores con peligrosidad o delincuencia, y aclaran que los altercados que se producen a menudo en centros como el de Hortaleza, o fuera de sus instalaciones, son por culpa de una minoría que en muchos casos hace la vida imposible al resto de menores, que son pacíficos y que solo desean sacar su proyecto de vida adelante.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: