Sociedad

La Policía halla restos en la finca del ex de Sonia Iglesias


Hace siete años, seis meses y tres días desapareció Sonia Iglesias. El 18 de agosto de 2010 se pierde el rastro de esta mujer que tenía 37 años y un hijo en común con el que era su marido. Estaba en trámites de separación. De hecho, meses antes de su desaparición había acudido a un centro de ayuda a mujeres maltratadas. En julio de 2012 el juez que investigaba la causa imputó a su expareja sentimental Julio José Araújo Domínguez, sin embargo, en 2015, se retiró la imputación y se archivó

provisionalmente el caso… hasta ayer.

Agentes de la policía científica registraron ayer una finca propiedad de la familia de Julio Araújo. Se llevaron ayer varias bolsas tanto del interior del inmueble como de la finca de San Mauro, en las afueras de Pontevedra, tal y como informó Efe. Según pudo saber este periódico, “recogieron restos biológicos o no que están pendientes de los análisis forenses y científicos correspondientes”.

Durante el registro, se vació el agua de un pozo y se peinó la finca con un georradar. Fuentes de la investigación confirmaron a Efe que en el interior de la casa se encontraba el que en su día fue el único investigado por la desaparición de la mujer, su expareja, un hombre que, de momento, no está detenido, sino que asiste por su relación con la propiedad del terreno.

Durante la investigación continua aunque silenciosa llevada a cabo por la Policía se hallaron “nuevos indicios”, explicaron a este periódico. Tiempo atrás lo pusieron en conocimiento de la juez del Juzgado de Instrucción número 3 de Pontevedra, especializado en Violencia sobre la Mujer, que ayer se supo que había reabierto la causa sobre la desaparición de Sonia Iglesias. Desde el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG) explicaron que el caso está bajo secreto de sumario y que

por el bien de la investigación, al menos ayer, no se iba a facilitar ningún tipo de información al respecto.




Fuente:La razón

Comentar

Click here to post a comment