Nueva jornada de búsqueda de la esquiadora Blanca Fernández Ochoa. La Policía Nacional analiza el teléfono móvil de la medallista olímpica, que dejó en su domicilio antes de desaparecer, en un intento por determinar cuáles fueron sus últimos movimientos, según informan fuentes de la investigación. Las batidas en la sierra madrileña, en el valle de Fuenfría se han reanudado este martes con siete drones de los cuerpos de seguridad, dispositivos que permiten rastrear las zonas más escarpadas. La búsqueda se mantiene después de que la Policía Nacional encontrase el coche de la deportista en un aparcamiento en la zona de Las Dehesas, en las afueras del pueblo de Cercedilla (noroeste de Madrid), el pasado domingo.

Los participantes en las batidas han encontrado a lo largo de la mañana todo tipo de objetos, desde un bastón para caminar hasta sacos de dormir. Se ha descartado sin embargo que alguno pertenezca a Blanca tras mostrárselos a los familiares, según ha confirmado la Policía. Entre los allegados de la esquiadora que este martes están en Cercedilla se encuentran su hijo David y su hermana Dolores, que ayer sufrió un «subidón de tensión», según ha afirmado Adrián Federighi, portavoz de la familia. La otra hija de la medallista, Olivia, se encuentra en su concentración deportiva en Sierra Nevada como jugadora internacional con el equipo español de rugby a 7, después de haberse desplazado el pasado lunes a la zona en la que se desarrollan las labores de búsqueda.

La Policía Nacional no centra la investigación de la desaparición únicamente en el valle de Fuenfría. A las necesarias comprobaciones que se efectúan ante las informaciones que situaban a la esquiadora en otros lugares se suman otras pistas que siguen llegando al teléfono móvil que la desaparecida se dejó en su domicilio.

Desde las ocho de la mañana de este martes se trabaja en Cercedilla con siete drones, tres de la Policía Nacional, tres de la Guardia Civil y uno de Bomberos de la Comunidad de Madrid, . «Los drones van a permitir dar una visión más cercana de lo que los helicópteros nos marquen», ha indicado el subinspector Chacón, encargado de los medios aéreos de la Policía Nacional. «La ventaja es que podemos meterlo en zonas en las que es peligroso meter un helicóptero y a rescatadores, y así no poner en riesgo su vida en caso de accidente», ha dicho el agente.

Varios grupos de profesionales de Policía, Guardia Civil y agentes forestales han iniciado los trabajos desde primera hora de esta mañana con la participación de medio centenar de voluntarios que han tenido que formalizar su inscripción con anterioridad.

Un hermano de Blanca, José Manuel, ha asegurado esta mañana que la deportista iba «muy a menudo» a la zona de la sierra que se está rastreando. «Todos creemos que puede estar en Siete Picos, que le gustaba mucho. Van a sacar los drones por ahí para dar una batida importante y a ver si hay resultados. Eternamente agradecidos», ha finalizado.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: