Hasta nueve toneladas de toallitas se acumulan en el fondo marino de Nerja, uno de los destinos turísticos por excelencia del sur. Una investigación iniciada a petición de Ecologistas en Acción de Andalucía reveló, según informa Diario Sur, que a escasos 700 metros del paraje natural de Maro – Cerro Gordo se extiende un manto de toallitas procedentes de un vertido de aguas residuales sin depurar.

La Guardia Civil, a través del Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona), está desarrollando la operación “Vastum”, que cuenta con la colaboración de buques del Instituto Español de Oceanografía y tiene como objetivo comprobar los efectos en el medio ambiente de este tipo de vertidos sin tratar. Este mismo miércoles, las pesquisas apuntaron a 16 cargos públicos de Nerja y Coín que han sido citados a declarar en calidad de investigados. Ahora, el Ayuntamiento de la localidad malagueña asegura que no tiene responsabilidad alguna.





Este viernes el consistorio ha asegurado en un comunicado que “desde hace décadas”, la corporación municipal viene poniendo todos los medios a su alcance para conseguir dotar al municipio de una Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR).

La administración local ha recordado que el Gobierno central le pidió colaboración en la obtención de los terrenos, lo que se realizó en julio de 2002, tras las correspondientes expropiaciones “cuyo millonario coste” fue asumido íntegramente por las arcas municipales. Desde entonces, el Ayuntamiento ha instado “reiteradamente” a la Administración estatal y a la autonómica a la ejecución de las obras para la construcción y puesta en funcionamiento de la EDAR, “prestándoles en todo momento colaboración”.

El Consistorio ha manifestado que en el procedimiento contra España por el incumplimiento de la directiva europea sobre el tratamiento de aguas residuales urbanas, el propio Estado determinó que Nerja no tenía “una responsabilidad concurrente” por tratarse de un proyecto con “declaración de interés general”. En coherencia con ello, según el Ayuntamiento, la redacción del proyecto de obras de la depuradora y su ejecución fueron contratadas “exclusivamente” por la Administración del Estado, sin participación alguna por parte del Consistorio.


El Ayuntamiento destaca que pese al vertido sus aguas son calificadas anualmente de “aptas para el baño”

Pese a la existencia de vertidos sin el tratamiento exigible, el Ayuntamiento ha detallado que en todas estas décadas, sólo se han producido tres prohibiciones de baño, de corta duración y en lugares muy concretos. Asimismo, las autoridades sanitarias han calificado anualmente las playas de Nerja y sus aguas como “aptas” para el baño, y en la mayoría de las ocasiones, con la categoría de “excelente”.





El Ayuntamiento ha indicado que se reserva “cuantas acciones legítimas puedan amparar al municipio frente a los daños y perjuicios que ya están causando a su imagen y prestigio” la persistencia de esta situación y el tratamiento público que se le está dando.

Por su parte, el coordinador provincial de IU en Málaga, Guzmán Ahumada, ha informado de que el equipo jurídico de su formación está estudiando la posibilidad de interponer una denuncia contra el Estado por “su dejación de funciones” en cuanto a la ejecución de la EDAR de Nerja.

Ahumada ha calificado de “inadmisible” que la denuncia del Seprona se dirija hacia los concejales del Ayuntamiento de Nerja, como es el caso del edil de Medio Ambiente, Jorge Bravo (IU), cuando la ausencia de depuradora es responsabilidad del Gobierno central.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: