La Plataforma en Defensa de Madrid Central se ha reunido este jueves con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez Almeida, la vicealcaldesa, Begoña Villacís y el delegado de Movilidad y Medio Ambiente, Borja Carabante. Según el portavoz de la plataforma, Jordi Gordon, han intentado arrancar al gobierno municipal el compromiso de volver al sistema de multas con Madrid Central en pleno vigor cuanto termine la moratoria de tres meses, es decir, a partir del 1 de octubre. Carabante ha rechazado que hayan llegado a ese acuerdo. «No, nos hemos comprometido a continuar con estas reuniones», ha asegurado, para, en el plazo de tres meses, desarrollar un «modelo alternativo» a Madrid Central.

El equipo de gobierno se ha reunido también con la plataforma de afectados de Madrid Central. El ambiente, según Carabante, ha sido «agradable y distendido» y a partir del día 15 habrá nuevos encuentros de un nivel más técnico «para compartir datos y analizarlos».

Jordi Gordon, de la plaforma a favor de Madrid Central, ha explicado al término de la reunión que han pedido que se «mantenga el compromiso con la salud de los ciudadanos» y se suspenda la moratoria de multas, que consideran que no se sustenta técnicamente. Además, han trasladado al Ayuntamiento la necesidad de «combatir los efectos adversos» que ya se están observando en el repunte de tráfico y de contaminación atmosférica y acústica.

La plataforma ha ofrecido su voluntad para negociar para salir de «este atolladero» y ha dejado claro que no se trata de ideología ni sesgo partidista. Villacís, según Gordon, les ha trasladado que «ellos no quieren revertir Madrid Central y que el propio alcalde ha hecho una cesión diciendo que aceptaba esto, aunque en su programa estaba revertirlo». No han avanzado sin embargo en cuestiones prácticas ni medidas concretas acerca de cómo mejorar el funcionamiento del área de tráfico restringido. «Queremos ser optimistas», ha afirmado. Su apuesta es que Madrid Central se amplíe. «Las estadísticas y los datos nos dicen que la medida mejoró el aire en todo Madrid», añade.

Los defensores de Madrid Central convocaron una manifestación que sacó a miles de personas a la calle para protestar por la moratoria de multas, pese a los 40 grados de calor del pasado 29 de julio. El último colectivo en unirse a la plataforma ha sido el del Taxi, este jueves. El PSOE ha llevado ante los tribunales la moratoria de multas de Madrid Central y ha solicitado como medida cautelarísima que se suspenda.

Afectados por Madrid Central

«No se pretende ampliar el uso del vehículo particular, pero evidentemente Madrid Central acumula improvisaciones, fallos, y que ha convertido a las pyme y al comercio de proximidad en las víctimas de un plan que tenía que tener un proceso de diálogo más amplio», ha trasladado Vicente Pizcueta, portavoz de la Plataforma de Afectados por Madrid Central, tras su reunión, en la que han presentado 25 propuestas, que incluyen instalar puntos de recarga para vehículos eléctricos.

Laura Martínez del Pozo, que tiene dos comercios en Madrid Central –uno en la calle Huertas, donde asegura que ha vuelto el tráfico, y otro en Malasaña–, asegura que los comerciantes están a favor de que sus tiendas estén en calles peatonales. «Siempre ha sido mucho mejor estar en una calle por donde las personas caminan, hay vida y esas personas compran en las tiendas», ha manifestado. «Madrid Central nos ha ayudado mucho para que nuestros comercios sigan mejorando, además ayuda a que comercios tradicionales se sigan manteniendo», ha dicho Martínez, que se integra junto otros comerciantes en la plataforma que defiende el área de bajas emisiones.

Antes de la reunión, la portavoz del Gobierno municipal ya había avanzado cuál iba a ser la posición del Ayuntamiento. La «mejor disposición posible», pero teniendo en cuenta «unos compromisos asumidos con los madrileños», en relación a su programa electoral y los acuerdos firmados con Cs y Vox. «Lo que demuestran los datos estadísticos es que Madrid ha sufrido un aumento de la contaminación» en los últimos cuatro años, ha asegurado Inmaculada Sanz, que se apoya en una comparativa difundida este miércoles por el Ayuntamiento pero que no tiene en cuenta cuestiones como los muy dispares niveles de pluviosidad entre 2018 y 2019.

«Vamos a escuchar los argumentos de todo el mundo y ver cómo llegar a un punto en el que podamos combatir de la mejor forma posible la contaminación en la ciudad de Madrid, que es lo que nos preocupa a todos», ha afirmado Sanz. La portavoz municipal ha insistido sin embargo en defender alternativas a Madrid Central, como las Áreas de Priodidad Residencial que pusieron en marcha gobiernos del PP. Según el gobierno de Madrid, la medida de Carmena, que informes de varias asociaciones ecologistas aseguran que ha devuelto la contaminación a mínimos históricos, «ha sido un fracaso».

«Vamos a hablar de medidas estructurales, con rigor y cosas serias», ha asegurado Sanz. «Nuestra manera de recibir a la gente es tratando de escuchar sus argumentos», ha dicho.

La portavoz ha asegurado que «evidentemente» al gobierno municipal le «preocupa la imagen de Madrid». «Por eso lo que hemos planteado es un paquete de medidas estructurales para abordar la calidad del aire y la contaminación», ha dicho. «Nos preocupa combatir con medidas estructurales y no con medidas que han sido un fracaso», ha insistido.

«Moratoria encubierta»

El delegado de Medio Ambiente y Movilidad, Borja Carabante, ha denunciado que durante el mandato de Manuela Carmena ha habido “una moratoria de multas encubierta”. Según ha explicado, desde que comenzó el periodo de sanciones el 16 de marzo, solo se sancionó a los vehículos sin etiqueta, y no así a los que tenían etiqueta B y C y accedían indebidamente. “Ha habido barra libre de acceso a Madrid Central durante los meses de vigencia”, ha asegurado.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: