Es el resultado del análisis de la distribución del voto en porcentaje del censo electoral por los 130 barrios de Madrid: un cálculo que permite tener en consideración las diferencias de participación por zonas, que oscilan desde el 79,9% del barrio de la Estrella hasta el 42,8% de San Cristóbal, en Villaverde. 

De los diez barrios que más votaron en 2015, nueve de ellos se movilizaron aún más en 2019. En siete de ellos el PP fue la primera fuerza. En Valdefuentes, en Hortaleza —que incluye el desarrollo urbanístico de Valdebebas— el porcentaje de electores que acudió al colegio electoral para elegir una opción opositora (PP, Ciudadanos o VOX) pasó de 44,2% en 2015 al 51% el pasado domingo. Valdefuentes es uno de los tres barrios donde Ciudadanos fue la primera fuerza: ocho de las diez mejores mesas para la formación naranja en la ciudad están en el barrio. En Horcajo, la parte de más reciente construcción del distrito de Moratalaz, el voto contra Carmena pasó del 30% al 36% del censo.

Las tradicionales plazas fuertes del Partido Popular en la capital también respondieron a la llamada. En El Viso e Hispanoamérica (en el distrito de Chamartín), Mirasierra (en Fuencarral – El Pardo) y Aravaca, el número de censados que acudieron a los colegios a votar a la oposición creció en más de cinco puntos porcentuales. 

El otro pilar del cambio electoral ha sido la desmovilización de los electores de los barrios más pobres de la ciudad. En San Cristóbal, en Villaverde el único de la capital donde ha vencido el PSOE el porcentaje de votantes que se acercó a los colegios electorales a votar a los partidos que apoyaron la investidura de Manuela Carmena pasó del 33,9% al 28,3%. Si no tenemos en cuenta la única mesa electoral del barrio de Atocha —donde la participación cayó un 26,8% los 10 barrios donde más se redujo la proporción de votantes tienen algo en común: todos están fuera de la M-30 y todos tienen unos ingresos familiares por debajo del promedio de la ciudad. 

Y los socialistas han sido los que más votantes han perdido en términos absolutos: ha perdido más de 25.000. En Orcasitas, si en 2015 algo más de un 17% de los vecinos censados en el barrio acudieron a elegir la lista encabezada por Antonio Miguel Carmona, el pasado domingo fueron algo más de un 12,5%. Vallecas ha sido clave para la caída del electorado socialista: Entrevías, Portazgo, Palomeras Sureste y el casco histórico de la antigua villa han sido cuatro de los barrios donde menos votantes han decidido repetir. Ni siquiera el trasvase de voto hacia Más Madrid explica el mal resultado: en el mismo Orcasitas, por ejemplo, la formación de Carmena ha ganado 284 votos con respecto a hace cuatro años, pero los socialistas han perdido 778. Solo hay un barrio donde tanto Más Madrid como el PSOE han conseguido atraer (relativamente) más votantes que hace cuatro años: El Plantío, donde la izquierda combinada no suma ni el 10% de los votos. 

Más Madrid también ha salido perjudicada en los suburbios obreros. Si en 2015 más de una cuarta parte de los votantes censados en Entrevías, Zofío, Los Cármenes y Cuatro Vientos eligieron a la formación encabezada por Manuela Carmena (entonces Ahora Madrid), este año ha perdido entre dos y cuatro puntos porcentuales. Pero ha tenido algo que los socialistas no han tenido: un electorado que no solo se ha mantenido fiel, sino que, en determinados puntos de la capital, ha incluso mejorado los resultados de hace cuatro años. El problema es que los ha atraído donde no ayudan. De los 39 barrios donde la izquierda ha logrado llevar a las urnas el domingo a un mayor porcentaje de votantes que hace cuatro años, en solo cuatro de ellos (Palacio, Embajadores y Universidad, en el distrito Centro, y Las Rosas, en San Blas) ha sacado más del 40% de los sufragios.

Solo 10 barrios de la ciudad (menos de un 10%) han cambiado de manos: nueve a la derecha y uno (Casa de Campo) a la izquierda. Y eso queda claro en que, al igual que hace cuatro años, el resultado no ha dejado para nada decidido quién va a ocupar el sillón de alcalde hasta 2023. 

A dónde le fue mejor a cada partido

  • Embajadores (que incluye Lavapiés) fue el bastión a la izquierda del PSOE en éstas elecciones: fue el barrio donde tanto Más Madrid (35,45% del censo) como IU (4,6%) atrajeron a un mayor porcentaje de electores a las urnas.
  • En tres barrios más de un 40% de los censados votaron al PP: Fuentelarreina (que incluye la Ciudad Puerta de Hierro, en Fuencarral – El Pardo), donde el 42,6% de los inscritos eligieron la lista encabezada por José Luis Martínez Almeida. Le siguen El Viso (en Chamartín) y Valdemarín (en Moncloa – Aravaca)
  • Ciudadanos obtuvo sus mejores resultados en barrios de reciente construcción al noreste de la capital. En Corralejos (que incluye el parque Juan Carlos I y el Campo de las Naciones) más de una cuarta parte de los censados acudió a depositar su sufragio a favor de la lista de Begoña Villacís. Le siguen Valdefuentes y Palomas (ambos en Hortaleza).
  • Entrevías (el gran bastión socialista en la capital), Villaverde Alto y el Casco Histórico de Vicálvaro es donde más electores acudieron a votar al PSOE en porcentaje del censo. Sin embargo, la proporción de votantes socialistas se redujo en casi todos los barrios con respecto a 2015.
  • Al igual que en las generales, VOX obtuvo sus mejores resultados en los antiguos bastiones del Partido Popular. Más de un 10% de los electores eligieron a la formación de ultraderecha en El Plantío, El Pardo y Valdemarín.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: