Cultura

La ONG museística ICOM critica cómo se han entregado las obras de Sijena | Cultura


“Desaprobamos la forma en que se ha producido la entrega de los bienes, mediante la insólita entrada policial a altas horas de la madrugada en un museo que ha ofrecido su colaboración para tal entrega desde el primer momento”. Así comienza la nota que ha hecho pública hoy el Consejo Ejecutivo de ICOM-España, el órgano de dirección de esta organización no gubernamental que agrupa a profesionales y museos españoles, en relación con los acontecimientos ocurridos el pasado lunes 11 de diciembre en el Museo diocesano comarcal de Lleida con motivo del traslado de los 44 bienes procedentes del Monasterio de Sijena. 

ICOM-España lamenta también “la mala imagen que se ha ofrecido de las Administraciones y de los centros museísticos merced a los acontecimiento de esa jornada”. El organismo de consulta desaprueba que se haya producido “una utilización mediática y política de este asunto hasta el extremo de ser convertido en una bandera partidista o partidaria, relegando las certidumbres y requerimientos patrimoniales y museísticos a un plano secundario”. Y terminan calificando de “penoso” que “la ciudadanía haya tenido que asistir a enfrentamientos y declaraciones contrapuestas y acaloradas cuestionando la profesionalidad de técnicos, colegas y museos sobre un asunto en que debieran prevalecer la cordura, el sosiego y las razones técnicas y legales, sin otras consideraciones espurias por ninguna de las partes”. 

En la nota del ICOM también se habla del otro conflicto que enfrenta a Cataluña y Aragón por bienes del monasterio de Sijena: las pinturas murales de la sala capitular. Sobre ellas, la delegación española del organismo internacional recuerda: “Cualquier movimiento o traslado de obras de arte frágiles por naturaleza o condición, pone a estas en riesgo, evitable si dichos movimientos se reducen a los estrictamente necesarios y definitivos”. Respeto a la ejecución provisional de la sentencia, quieren mostrar su “preocupación sobre el hecho de que pueda efectuarse un movimiento de obras de arte tan delicadas sin contar aún con una sentencia firma que asegure que dicho movimiento no habrá de revertirse”.

Desde el ICOM se asegura, no obstante, que no se entra en el “fondo de la cuestión, que se halla bajo proceso judicial; siendo así que deberá entender como apropiada la solución que la justicia depare a este asunto”.

 




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment