La investigación no cesa y se convierte en la herramienta más esperanzadora para acabar pronto con la epidemia de coronavirus que ya se expande por todo el mundo. Consciente de ello, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha anunciado la puesta en marcha de un gran ensayo clínico a nivel mundial para comprobar cuál es el tratamiento más eficaz contra el Covid-19, que ya ha provocado la friolera de más de 8.000 muertes y 200.000 contagios por todo el planeta, cifras que en nuestro país ya superan los 600 fallecidos y los 14.000 infectados. “Se trata de un gran estudio internacional que está diseñado con el objetivo de generar los datos sólidos que necesitamos, rcon el fin de mostrar qué tratamientos resultan más eficaces frente al virus”, ha destacado Tedros durante la rueda de prensa.

Bajo el nombre de “Solidarity” (Solidaridad, en español), el ambicioso ensayo clínico se realizará con carácter internacional, ya está confirmada la participación de España, Argentina, Bahrein, Canadá, Francia, Irán, Noruega, Sudáfrica, Suiza y Tailandia, aunque la intención es que “muchos más países se unan”, tal y como ha reconocido Tedros.

Lograr datos sólidos

La clave de este nuevo ensayo reside en los procedimientos simplificados que utilizará para permitir que incluso los hospitales que muestran cierto nivel de sobrecarga participen. “El primer ensayo de la vacuna ha comenzado, solo 60 días después de que la secuencia genética del coronavirus fuera compartida. Éste es un logro increíble. Elogiamos a los investigadores de todo el mundo que se han reunido para evaluar sistemáticamente las terapias experimentales. Pero múltiples ensayos pequeños con diferentes métodos pueden no darnos la clara y fuerte evidencia que necesitamos sobre qué tratamientos ayudan a salvar vidas”, ha justificado Tedros sobre la creación de este nuevo estudio.

En cualquier caso, antes de que esté disponible una vacuna o haya un fármaco con evidencia científica demostrada, Tedros ha pedido a todos los países que apliquen un “enfoque integral”, con el objetivo de frenar la transmisión de Covid-19 y aplanar la curva. “Este enfoque está salvando vidas y ganando tiempo para el desarrollo de vacunas y tratamientos”, ha resaltado.

En este punto, las medidas de distanciamiento social, como la cancelación de eventos deportivos, conciertos y otras grandes reuniones, pueden ayudar a disminuir la transmisión, reducir la carga en el sistema de salud y ayudar a que las epidemias sean manejables, permitiendo medidas específicas y focalizadas, por lo que se convierten en una herramienta imprescindible en todos los países.

Aislamiento y rastrear contactos

Sin embargo, tal y como Tedros ha afirmado, para suprimir y controlar el coronavirus, los países deben “aislarse, hacer pruebas, tratar a los pacientes y rastrear los contactos” como “columna vertebral” de las medidas frente al virus. “Si no lo hacen, las cadenas de transmisión pueden continuar a un nivel bajo, y luego resurgir una vez que se levanten las medidas de distanciamiento físico”, ha advertido.

En este punto, ha puesto como ejemplo a Corea del Sur: “Hace un mes, se enfrentaron a la aceleración de la transmisión comunitaria. Pero no se rindieron. Educaron, empoderaron y comprometieron a las comunidades. Desarrollaron una innovadora estrategia de pruebas y ampliaron la capacidad de los laboratorios. Racionaron el uso de máscaras. Hicieron un exhaustivo rastreo de contactos y pruebas en áreas seleccionadas y aislaron los casos sospechosos en instalaciones designadas en lugar de hospitales o en casa”. Como resultado de estas medidas, Tedros ha recordado que los casos de Covid-19 en Corea del Sur llevan disminuyendo desde hace semanas. De hecho, los datos son categóricos, pues en el pico más alto en Corea del Sur hubo más de 800 casos, mientras que ayer la cifra apenas fue de 90.

Asimismo, Tedros ha insistido en que la OMS sigue recomendando que, siempre que sea posible, los casos confirmados leves se aíslen en centros de salud, donde profesionales sanitarios puedan proporcionar una buena atención médica y evitar la progresión clínica y la transmisión posterior. En cualquier caso, si eso no es posible, ha admitido que los países pueden utilizar los centros no sanitarios para aislar y atender los casos de leves y remitirlos a atención especializada rápidamente si es necesario, como se está haciendo ya en la Comunidad de Madrid.

Ayuda solidaria

Mientras estos esperanzadores estudios dan sus frutos, resulta imprescindible tirar de la ayuda y la solidaridad global. En este sentido, el director general de la OMS ha informado de que el Fondo de Respuesta Solidaria contra el Covid-19 ya ha recaudado más de 39,8 millones de euros de más de 173.000 personas y organizaciones. En concreto, ha agradecido especialmente a la FIFA por su contribución de 10 millones de dólares (unos 9,25 millones de euros). “Estos y otros esfuerzos me dan la esperanza de que juntos podemos y prevaleceremos. Este coronavirus nos presenta una amenaza sin precedentes. Pero también es una oportunidad sin precedentes para unirnos contra un enemigo común”, ha reconocido el director general de la OMS.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: