El cambio climático afecta directamente a los sistemas sanitarios nacionales, que deben enfrentarse a la proliferación de enfermedades respiratorias como el asma, el cáncer de pulmón o la neumonía e incluso de nuevas plagas. Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) alerta de que los planes de transición ecológica no están dotando de fondos suficientes al sector sanitario para su adaptación a este nuevo escenario. “A pesar de que muchos países han identificado que el cambio climático tiene un impacto en el sistema sanitario, los fondos para mejorar ese impacto no se están canalizando. La salud todavía no es prioritaria en la asignación de partidas del Fondo Verde del Clima”, ha explicado María Neira, directora del departamento de Salud Pública y del Ambiente de la OMS.

El organismo ha analizado los planes de salud y cambio climático de 101 países, de los cuales 51 cuentan con una estrategia en este sentido. Sin embargo, los que cuentan con recursos financieros para ejecutar su estrategia no superan el 38% (y tan solo el 9% destina los recursos suficientes para su plena ejecución). Y ello a pesar de que el 48% de los países han llevado a cabo una evaluación de los riesgos climáticos para la salud pública, entre los que se encuentran el estrés térmico, las lesiones o las muertes causadas por fenómenos meteorológicos extremos, y las enfermedades de transmisión vectorial, alimentaria o hídrica (por ejemplo el cólera, dengue o malaria). Así lo muestra la encuesta WHO Health and Climate Change Survey Report, que la OMS ha presentado en la COP25 de Madrid junto al proyecto The Lancet Countdown.

“Nuestros sistemas de salud están ya sufriendo las consecuencias del cambio climático, y hemos visto en este informe que los fondos para apoyar la ejecución de los planes nacionales de adaptación de los sistemas sanitarios al cambio climático no están llegando”, ha señalado Neira. “Menos de un 3% de las partidas del Fondo Verde del Clima son destinadas al sector salud, que sin embargo es uno de los más afectados por la emergencia climática. Cualquier dinero invertido en combatir las causas del cambio climático supone que se evita gastar el doble de dinero en tratamientos de salud”, ha añadido la representante de la OMS. Sin embargo, menos del 25% de los países tienen mecanismos de colaboración entre el sector salud y los sectores que más influyen en la contaminación atmosférica como el transporte, la electricidad o la energía doméstica.

“Hay siete millones de muertes prematuras en el mundo debido a la exposición al aire tóxico, 10.000 de ellas en España. Son muertes evitables. Podríamos salvar millones de vidas”, ha alertado por su parte Diarmid Campbell-Lendrum, científico de la OMS. La organización destaca que el aire contaminado causa asma, cáncer de pulmón y neumonía, pero también afecta al torrente sanguíneo, por lo que puede causar infartos e ictus. “Tenemos mucha evidencia de que hay un altísimo número de casos hospitalarios relacionados con la exposición a la contaminación del aire. Pero además en algunas zonas de África están apareciendo más casos de malaria porque el mosquito transmisor ahora tiene mejores condiciones”, ha señalado María Neira.

“El tratamiento de las enfermedades crónicas causadas por la contaminación del aire representa un coste enorme. Y ese coste no está considerado en ninguna de las negociaciones sobre estimación de gasto. Dar subsidios al carbón tiene un coste en la salud, porque ese carbón luego va al pulmón”, ha añadido. El organismo pide que el sector de la salud participe en los procesos de lucha contra el cambio climático, y sea tenido en cuenta a la hora de recibir la financiación necesaria para adaptarse a la nueva situación.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: