Hay tiendas que imponen su presencia contra viento y marea. Y otras que, de un modo más inteligente, se integran con naturalidad en el entorno en el que se encuentran. El espacio que la firma francesa Hermès acaba de reabrir en Puerto Banús (Marbella) pertenece a esta segunda categoría: desde el exterior, la fachada encalada y las dimensiones domésticas del edificio hablan de respeto y de innovación. De no instalar una nave espacial en medio de esta localidad malagueña, sino de aprovechar las características de su arquitectura vernácula para crear un espacio con carácter.

El estudio de arquitectura parisino RDAI, colaborador habitual de la firma francesa, es el responsable de la renovación de este edificio de dos plantas repleto de acabados artesanales y de referencias a la historia de la casa, como sucede con la lámpara formada por globos de vidrio Greques, un modelo diseñado para Hermès en 1925. El suelo de roble, los muebles de madera de cerezo o las tapicerías de abacá conviven con lujos mucho menos tangibles: las vistas al mediterráneo y al puerto andaluz de Puerto Banús. Es ahí, en delicados muebles elaborados y diseñados a medida para este espacio, donde se exponen y venden las colecciones de los universos masculino y femenino de la casa, los complementos, la joyería y también la colección de perfumería.

La decoración y mobiliario de las tiendas reafirma el idilio de Hermès con la arquitectura y el diseño de nuestro tiempo. La firma francesa, especializada en la producción de objetos artesanales, cuenta con una ambiciosa línea de decoración y mobiliario que este año ha abierto las puertas a diseñadores como Tomás Alonso, y que emplea y recupera técnicas ancestrales con una estética actual, pulida y lúdica. Por otro lado, esa dimensión lúdica se refuerza gracias a proyectos como Petit H, la línea de objetos y complementos elaborados a partir de excedentes de materiales.

tienda hermes marbella

tienda hermes marbella




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: