Moda

La moda se afianza en los museos | Estilo


El próximo 28 de noviembre el Museo Nacional de Artes Decorativas de Madrid acogerá hasta el 8 de marzo la exposición Manolo Blahnik. El Arte del Zapato, organizada por la revista Vogue. Una retrospectiva que ilustra con una selección de 212 zapatos y 80 de sus dibujos la trayectoria de uno de los zapateros más célebres de la moda contemporánea. Organizada en seis secciones que exploran los temas más importantes en la concepción del diseño de Blahnik –el arte y la arquitectura, la naturaleza, influencias geográficas, Gala, materiales y cine, literatura e historia– su comisaria, Cristina Carrillo de Albornoz, busca mostrar el universo del zapato más allá de la moda y su función: “El arte del zapato es una apología al artesanado elevado a la categoría de arte, en el contexto de un mundo mecanizado. Una exposición en pura armonía con el espíritu del Museo Nacional de Artes Decorativas”, explica Carrillo de Albornoz en la nota de prensa.

Esta exposición cierra un año muy fructífero para la moda en los museos, tanto a nivel nacional como a nivel internacional. En las dos grandes exposiciones sobre Björk y David Bowie que se celebraron en Barcelona, la indumentaria estuvo presente de forma tangencial, ya que ambos artistas han colaborado a lo largo de sus carreras con los diseñadores más vanguardistas. En Madrid una exposición dedicada a Pertegaz daba la bienvenida al otoño en la Sala Canal Isabel II. Esta muestra que se puede visitar hasta el 26 de este mes, tiene que ver con la voluntad expresa de introducir la moda dentro del panorama cultural de la ciudad por parte del director de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid, Jaime de los Santos, vinculado profesionalmente con esta industria antes de asumir el cargo.

Una de las creaciones del diseñador Manolo Blahnick.

Unas semanas después, desde Barcelona se contraprogramaba una exposición del mismo creador: Pertegaz en Diagonal, que se inauguró el pasado viernes 27 de octubre en la entidad privada Fundación Rocamora y que estará vigente hasta el próximo 15 de diciembre. Con un total de 100 piezas entre complementos y vestidos, esa exposición comisariada por Josep Casamartina e Ismael Núñez Muñoz, quiere completar la de Madrid y ofrecer una visión amplia y variada de la producción de Pertegaz desde la ciudad en la que el modisto tenía su estudio: “Es indudable que Pertegaz representa un nombre mítico en la moda española y también catalana. Junto a Cristóbal Balenciaga y Pedro Rodríguez ha sido el modisto más celebrado y prolífico. Si Balenciaga era esencialmente arquitectónico y Rodríguez sensual, Pertegaz era etéreo”, reflexiona Casamartina.

Completando la oferta, desde Zaragoza, el IAACC Pablo Serrano sorprende con la exposición Un sueño de Balenciaga, el cine. Comisariada por el fotógrafo Pedro Usabiaga y organizada junto al Museo Balenciaga de Guetaria, cierra este año Balenciaga, que celebra los cien años de la apertura del primer negocio del modisto en San Sebastián. La exhibición desvela uno de los aspectos menos conocidos sobre el diseñador español más importante de la historia de la moda: que desde que se instaló en París en 1937, Cristobal Balenciaga participó hasta en un total de treinta películas, colaborando con directores de cine como Alfred Hitchcock o Jean Cocteau y vistiendo a actrices como Marlene Dietrich y Ava Gardner. La muestra saca también del baúl de los recuerdos rarezas olvidadas, como la película Alta Costura, de 1954, que protagoniza Laura Valenzuela y en la que aparecen hasta treinta creaciones del maestro.

Uno de los vestidos de Pertegaz de la exposición Fundación Canal, en Madrid
Uno de los vestidos de Pertegaz de la exposición Fundación Canal, en Madrid EL PAÍS

A nivel internacional, además de las celebradas exhibiciones del Metropolitan Museum of Arts (MET) de Nueva York –este año dedicada al universo creativo de la diseñadora japonesa Rei Kawakubo para Comme des Garçons– y los homenajes de Balenciaga en el V&A Museum de Londres y el museo Bourdelle de París, ha sido interesante observar como muchas de las exposiciones han sido impulsadas por las propias marcas. Por ejemplo, la lujosa retrospectiva que Dior ha instalado en el Museo de las Artes Decorativas de la capital francesa. O la organizada por el MOMA que ha celebrado su segunda exposición dedicada a la moda: Items: Is Fashion Modern? que, con un enfoque muy divulgativo, investiga lo significados de la moda desde múltiples vertientes, ya sea la cultural, la artística, la estética, la política o la tecnológica.

Y es que la moda siempre ha sido vista con cierta sospecha por el mundo del arte. El comisario Andrew Bolton, actual responsable del Costume Institute del MET, reflexionaba sobre ello en el documental The First Day in May que retrata todo el proceso de creación de la exposición China: Through the Looking Glass que se celebró en 2015: “A veces hay una especie de celos alrededor de la moda, que tiene el poder de comunicarse con la gente de una manera que la pintura y la escultura no pueden. La moda es una forma de arte inmediato, está viva, es democrática, y todos la vestimos, no importa si son unos tejanos, una camiseta o alta costura”.

El éxito de la retrospectiva Alexander McQueen: Savage Beauty, que acogió el MET en 2011, entró en la lista de las exposiciones más visitadas de la institución, compitiendo con otras de Jeff Koons (2008) o Picasso (2010). Datos que han dado fuerza a esta disciplina en una institución cuyo comité no siempre ha visto la moda con buenos ojos. Esta época dorada que está viviendo la moda en los museos es algo que haría muy feliz a la editora Diana Vreeland, la persona que en 1973 cambió para siempre la forma de tratarla en este tipo de instituciones con una primera y espectacular exposición en el MET dedicada, precisamente, a Balenciaga. 

La moda que viene

A principios de agosto Women’s Wear Daily anunciaba que el MET se encuentra trabajando en una exposición sobre moda y religión para el próximo mayo, noticia que confirmó la institución el pasado miércoles. Por su parte, el Victoria&Albert Museum desvelaba hace pocos días que su gran exposición de moda se centrará en los avances de la moda sostenible. Fashioned from Nature, que abrirá sus puertas el 21 de abril, mostrará las sinergias entre al mundo de la moda y la naturaleza, al mismo tiempo que aportará una reflexión sobre una industria que es la que más contamina después de la del petróleo. Las moda protesta de Vivienne Westwood y Katharine Hamnett compartirá espacio con los nuevos tejidos sostenibles. En Madrid, el museo Thyssen inaugurará en febrero Sorolla y la moda, una exposición comisariada por Eloy Martínez de la Pera dedicada a la influencia de la moda en la obra del pintor.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment