Moda

La moda busca modelos que reflejen una sociedad diversa | Estilo


“Nadie necesita otro bolso”, sentenció Anna Wintour al final de la última temporada de las semanas de la moda en 2017. “Necesitan conectar con el diseñador, con el mundo que están presentando”. Y según la editora de Vogue USA la forma de lograr esa conexión es aceptar “la responsabilidad de ir de la mano de los tiempos y no persistir en el retrato de una única forma de ver a la mujer. La idea de chicas anónimas desfilando arriba y abajo con aspecto triste y deprimido y todas iguales se ha acabado del todo”, dijo.

Los datos dan la razón a Wintour: la moda se dirige hacia la diversidad. Las pasarelas de la temporada primavera-verano 2018 presentadas el pasado otoño fueron las más diversas de la historia racialmente hablando. Según un estudio de The Fashion Spot que analizó 266 desfiles, el porcentaje de modelos no blancas fue de 30,2%, todo un récord. Alcanzado, eso sí, gracias a Nueva York, ya que las capitales europeas se mueven más lentamente. De hecho, en Londres, Leomie Anderson denunció que un diseñador no la contrató por ser negra.

Kaia Gerber durante el desfile de Yves Saint Laurent celebrado en París en septiembre. Stephane Cardinale Getty Images

También aparecieron en los desfiles 93 modelos de talla grande, una cifra récord comparada con las 16 de hace dos temporadas. Aunque 90 de ellas lo hicieron en Nueva York y en París dominaron las modelos delgadas, el documento firmado por los imperios del lujo LVMH y Kering para prohibir contratar modelos de tallas inferiores a la 32 en mujeres, y 42 en hombres, es un avance. Las críticas a la última campaña de Victoria Beckham protagonizada por una modelo muy delgada marca la preocupación por la salud. Como también lo hace la alarma que causó el estudio impulsado por Model Alliance, la asociación en defensa del sector, según el cual el 81% de las maniquíes consultadas tenían un índice de masa corporal que la Organización Mundial de la Salud no considera sano, y “al 62% de ellas les pidieron perder peso”, explica Sara Ziff, su fundadora.

El hecho de que Ashley Graham, la modelo que ha luchado por cambiar el canon de belleza, se haya colado en el top 10 de las mejor pagadas también apoya este nuevo rumbo que, según el director de casting James Scully, en la moda no va a dar media vuelta. Y en este hecho tiene mucho que ver el cambio generacional en los puestos de poder tanto en marcas como en revistas del sector. Elaine Welteroth, la exdirectora de Teen Vogue, o Edward Enninful, el nuevo director de la edición británica de Vogue, son un ejemplo.

De izquierda a derecha: las ex 'top models' Carla Bruni, Claudia Shiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford y Helena Christensen, en el desfilde de Versace en Milán el pasado septiembre.
De izquierda a derecha: las ex ‘top models’ Carla Bruni, Claudia Shiffer, Naomi Campbell, Cindy Crawford y Helena Christensen, en el desfilde de Versace en Milán el pasado septiembre. LUCA BRUNO ap

“Creo que se busca a la modelo que pueda aportar algo distinto”, dice Ramón Carmena, de la agencia española Line-Up. “Por eso todo vale. Hemos visto chicas rapadas desfilando con imagen andrógina y fuera de los cánones habituales de belleza, tallas grandes que defienden las medidas de la mujer real o supermodelos que vuelven a desfilar pasados los 40, como en el icónico desfile homenaje a Versace”, continúa Carmena. Y toca otros dos ejemplos de diversidad: la edad y la identidad sexual.

La edad sigue siendo un debate en la industria. Mientras Condé Nast acaba de anunciar que no usará a modelos menores de 18 años en sus producciones, en las pasarelas, según Model Alliance, el 54,7% empiezan a trabajar entre los 13 y los 16 años. Kaia Gerber, la hija de Cindy Crawford, debutó en pasarela con 16 años recién cumplidos y antes lo hizo en revistas. “Muchos de los diseñadores más influyentes, como Prada, Saint Laurent o Miu Miu, fichan a las nuevas caras antes que nadie para que desfilen para ellos en exclusiva. Serán quienes marcarán la temporada de editoriales y campañas”, comenta Ramón Carmena.

Gigi Hadid y Hari Nef en una gala en Nueva York, en octubre de 2017.
Gigi Hadid y Hari Nef en una gala en Nueva York, en octubre de 2017. Sean Zanni Getty Images

La vuelta de la androginia es otra tendencia que ya asomó la temporada pasada pero que se prevé más visible en la que acaba de arrancar. El paso es enorme porque ya no es solo una cuestión estética, sino que las marcas apuestan por modelos transgénero (la última temporada desfilaron 45) o identificadas como non-binary (sin una identidad de género definida). Es el caso y el éxito de Teddy Quinlivan, por ejemplo, y de activistas como Hari Nef.

A gente como ellas, que han usado su voz para el cambio, es a las que dice Anna Wintour “hay que darles el crédito” de lo que ocurre y de la concienciación de una moda responsable.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment