Durante la primera etapa de Yannick Carrasco en el Atlético de Madrid, lo más difícil para el belga fue cumplir con las exigencias defensivas del técnico argentino Diego Simeone. Ahora más maduro tras dos años en China, se ha convertido en un peón disciplinado capaz de convertirse en lateral izquierdo ante el Barcelona, ​​sin perder el olfato con el que marcó el gol decisivo (1-0).

Protagonista de una de las travesías más curiosas de los últimos tiempos: un jugador que, en su apogeo futbolístico y con 24 años, dejó el Atlético con el que había sido el vicecampeón de Europa de Dalian del Superliga China – El veloz extremo rojiblanco vuelve otra vía a la entidad del Wanda Metropolitana.

Víste La madurez de Carrasco | Deportes

A %d blogueros les gusta esto: