El Sincrotrón ALBA, el acelerador de partículas más importante del sur del Mediterráneo, que genera una luz capaz de visualizar la estructura atómica y molecular de los materiales, ha analizado por primera vez fósiles de dientes y huesos de cocodrilo de hace 70 millones de años para averiguar la evolución de esta especie.

Una colaboración entre las universidades Autónoma de Madrid (UAM), de Alcalá (UAH), el Instituto de Cerámica y Vidrio del CSIC (ICV-CSIC) y la Universidad de Vic–Central de Catalunya (UVic-UCC) ha permitido analizar restos de cocodrilo antiguos y compararlos con reptiles actuales para obtener información de la biología y evolución de estos animales desde el Cretáceo hasta ahora.




Fuente: Agencia Efe

A %d blogueros les gusta esto: