El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha anulado íntegramente el Plan Especial Urbanístico de Alojamientos Turísticos (Peuat) que, aprobado en 2017, limitaba el crecimiento de los hoteles en Barcelona. La sentencia, que se puede recurrir, da la razón a una de las más de 120 demandas interpuestas por los hoteleros, y concluye que el plan urbanístico tiene que ser anulado en su integridad porque, entre otras razones, la evaluación económica y financiera de las actuaciones previstas en el plan es insuficiente. El gremio de hoteleros ha celebrado esta sentencia, que anula el plan completamente aunque no es firme. El Ayuntamiento ha evitado valorar esta sentencia en particular, y ha asegurado que estudia una decena de resoluciones.

La sentencia afirma que la evaluación económica del plan impulsado por la alcaldesa Ada Colau fue insuficiente, y carga contra la «inseguridad jurídica» que ha creado. «Lo que no procede es reconocer al planeamiento urbanístico que sea una ordenación en el aire, una mera apariencia, fuente de inseguridad jurídica y de desprestigio normativo o que nazca en el puro vacío, y por tanto debe exigirse una realista vocación de ejecución y de real materialización apoyada en previsiones generales y en la constatación de que existen fuentes de financiación con que poderse llevar a efecto el Plan», señala el tribunal, que da la razón a la demanda interpuesta por Olivia Hotels. 

El plan urbanístico de Colau delimitaba la ciudad de Barcelona en zonas según la densidad de hoteles y turismo. La aprobación de este plan suspendió los nuevos proyectos hoteleros en el centro de la ciudad, y limitaba la construcción en los anillos periféricos. También incluía un límite en la reforma de los establecimientos, y obligaba a reducir un 20% las plazas hoteleras si el establecimiento acomete una reforma integral.

Los empresarios hoteleros y el Ayuntamiento mantienen un largo contencioso acerca del Peuat. Este plan restringe la construcción de nuevos hoteles y pone condiciones a sus reformas, con el objetivo de combatir la masificación turística, especialmente en el centro de Barcelona. Los hoteleros presentaron demandas contra el plan (más de 120), pero el plan recibió una primera sentencia positiva en mayo. Este miércoles, sin embargo, el tribunal ha comunicado al Ayuntamiento y a los empresarios la nulidad del artículo que restringe las reformas hoteleras.

La sentencia se puede recurrir, y Sanz ha anunciado que el Ayuntamiento está estudiando qué respuesta jurídica dar. Sin embargo, también ha expresado la posibilidad de revisar algunos puntos del Peuat, incluyendo el artículo en cuestión, el 15.4. El Ayuntamiento ya se había mostrado receptivo a la posibilidad de revisarlo, cosa que pidieron varios grupos municipales.

«Tenemos diez sentencias sobre el Peuat, la mitad son favorables, y la otra mitad piden la revisión de este artículo», ha explicado Sanz. También ha defendido que la capacidad de controlar el turismo mediante un plan urbanístico «no está en duda», y ha destacado que está avalada en los tribunales.

La oposición ha celebrado la sentencia del TSJC. «Este artículo era irracional e injusto, la ciudad tiene que apostar por un turismo de calidad, no podemos generar desincentivos», ha destacado Elsa Artadi, de Junts per Catalunya.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: