Este miércoles se vota en pleno la reforma a la ley de la cadena alimentaria aprobada por la Comisión de Agricultura de la Cámara y apoyada por mayoría de los grupos CC, PP, ASG, Ciudadanos, ERC, PNV e Izquierda Confederal del Senado.

El sector bananero advierte que esta ley podría conducir a la destrucción innecesaria de millones de kilogramos de plátano en Canarias, fomentando el aumento de las importaciones de plátano de terceros países y pide al grupo socialista que se una a su protección.

Este miércoles, tendrá lugar la votación en el Pleno del Senado sobre la modificación del proyecto de ley sobre la cadena alimentaria. El texto propuesto por la Comisión de Agricultura de la Cámara incluye una necesaria excepción al plátano de Canarias, pero aún no ha sido aprobado por el pleno.

La excepción surge del grave riesgo que la aplicación de algunos de sus preceptos supondría para la producción del plátano de Canarias, dadas sus peculiaridades como producto que solo compite con las producciones de terceros países y se desarrolla en condiciones excepcionales. lejanía e insularidad.

La medida excepcional se aplica en particular a las condiciones de rigidez de adecuación de la oferta y la demanda, así como a la implementación de la obligación de fijar un precio mínimo de venta para todas las transacciones y todas las las categorías de banano por las organizaciones de productores de banano de Canarias. Esto último, aunque aparentemente positivo, en una realidad de libre mercado como la actual coloca al plátano canario en una posición impuesta de «fuera del mercado».

La norma promovería así la competencia de los plátanos de terceros países, lo que provocaría una caída drástica de las ventas del producto nacional, lo que provocaría una retirada irreparable del mercado de gran parte de su producción.

Según Domingo Martín Ortega, presidente de ASPROCAN, “la ley de la cadena alimentaria tiene objetivos necesarios, pero precisamente para cumplir su objetivo de proteger a los productores, el 100% del sector bananero en Canarias ha solicitado la necesaria excepcionalidad. Las características de nuestro sector son específicas, con competencia 100% internacional y ajena a cualquier estándar europeo. Esperamos que todos los grupos políticos comprendan la situación particular de nuestro sector y acepten este cambio, porque lo contrario sería actuar a favor del banano. Algo incomprensible ”.

En este sentido, ASPROCAN dio a conocer recientemente a todos los grupos políticos de la Cámara las proyecciones de la aplicación de estos preceptos durante los últimos cuatro años, explicando la previsible destrucción innecesaria del producto.

Ante los efectos de la ley, los senadores del CC, la ASG y el PP, así como el colectivo ciudadano de la Comisión de Agricultura pidieron la semana pasada la incorporación de una disposición adicional en el ley de la cadena alimentaria. Una propuesta a la que se han sumado el PNV, la ERC y la izquierda confederal, contando así con una amplia mayoría en la que el sector pide que el propio grupo socialista se una al Senado en pleno mañana.

Leíste La industria bananera teme que el Senado dé rienda suelta a las bananas de terceros países | Comunicados de prensa

A %d blogueros les gusta esto: