Un mes después de la firma del alto el fuego entre Armenia y Azerbaiyán, las heridas permanecen abiertas en las áreas fronterizas, mientras las fuerzas azerbaiyanas intentan extender el control a los territorios recuperados tras seis semanas de combates.




Fuente: El país

A %d blogueros les gusta esto: