La Fiscalía Anticorrupcion ha pedido al juez que instruye el caso Villarejo, Manuel García-Castellón, que imponga una medida cautelar de libertad bajo fianza de 300.000 euros al antiguo jefe de Seguridad de BBVA, Julio Corrochano. Corrochano estaba citado a declarar este viernes en la Audiencia Nacional por presuntos delitos de cohecho activo y revelación de secretos. Ha acudido pero se ha acogido a su derecho a no declarar.

Ocho directivos del BBVA —de los que cuatro son empleados actuales y dos siguen vinculados a la entidad— han pasado entre ayer y hoy por una sala de vistas de la Audiencia Nacional como imputados en una pieza separada del conocido como caso Villarejo, que investiga las actividades presuntamente ilícitas del comisario jubilado. García-Castellón debe decidir ahora sobre la petición de los fiscales.

Según han revelado varias grabaciones incorporadas a la causa, Corrochano, que antes de ser el máximo responsable de la seguridad del BBVA fue jefe Superior de Policía de Madrid y comisario general de Policía Judicial, fue presuntamente el encargado de contratar a Villarejo para realizar diversos trabajos para el BBVA. Se investiga si los servicios del policía, que se encuentra en prisión provisional por este caso, incluyeron escuchas ilegales a empresarios, políticos y periodistas.

Este viernes también estaban citados Inés Díaz Ochagavia, que sustituyó a Corrochano como directora de Seguridad Corporativa, y Nazario Campo Campuzano, miembro del equipo de Seguridad, quienes se han acogido a su derecho a no declarar. Ayer hicieron lo mismo otros directivos del BBVA.

El socio y abogado de Villarejo, Rafael Redondo, sí ha prestado declaración.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: