El Barça ya está en la final de la Champions. Sí, el Barça. Sí, en la final de la Liga de Campeones. El Barcelona femenino jugará el 18 de mayo en Budapest para intentar ganar el primer título europeo de su historia después de una mañana para recordar en el Miniestadi, con récord de asistencia y con un triunfo que vale un billete que no tiene ni precedentes ni parangón. La sección de fútbol femenino, profesional desde 2015 y ya solvente económicamente, destrozó su techo, rompió todas las barreras y ahora que lo acaricia quiere tocar el cielo.

Un gol de penalti, forzado por Martens y transformado por Mariona Caldentey hizo aún bueno el tanto de Hamraoui en Munich, aunque la francesa, consolada por todas sus compañeras en la celebración sobre el césped, se perderá la final tras ser expulsada. La fiesta sobre el césped tras el pitido final es el principio de un éxito conquistado con todas las de la ley por unas futbolistas que ya son ídolas.






Al filo del descanso

Un gol de Mariona Caldentey, de penalti, selló el pasaporte en un Miniestadi con récord de asistencia: 12.764 espectadores

Lluís Cortés tenía claro su once. Repitió la misma alineación de hace una semana en Munich. Nada que ver con el técnico del Bayern, que realizó hasta cuatro cambios. Demann, Lohmann, Maier y Laudehr perdieron su sitio en el equipo bávaro, señal de que el partido de ida no fue de su agrado, más allá del gol que daba ventaja a las blaugrana y que les obligaba a ganar el partido de vuelta.

Si el Barça dominó y marcó muy bien el ritmo en Alemania desde el principio, en el Miniestadi las barcelonistas empezaron con algunos nervios ante la cercanía de la proeza. El Bayern entró fuerte al partido haciendo gala de su físico mientras que la defensa local intentaba no complicarse la vida. La primera, la portera Paños, que tenía dificultades para sacar jugando el balón con los pies. Eso sí la guardameta daba mucha seguridad cada vez que las germanas se acercaban y atajó sin problemas un disparo centrado de Skorvankova y un centro chut de Däbritz. Por algo llevaba seis partidos seguidos en Europa con la portería a cero.

Las barcelonistas se sacudieron la presión gracias a la calma de Alexia Putellas, que pidió el balón y tocaba y tocaba sin perder la posesión en el centro del campo. En el momento que más apretaba el Bayern, Alexia dio una exhibición de conversar el esférico y de dormir el ímpetu bávara. Esa tranquilidad dio alas al Barça, que contó con la velocidad de Martens para amenazar constantemente por la banda izquierda. La holandesa, que fue una pesadilla con su repertorio de regates y amagos, probó el primer disparo a puerta de las locales, pero Benkarth estaba bien situada.


La portería a cero

Sandra Paños fue de nuevo un muro infranqueable y la madera salvó las dos mejores ocasiones bávaras






Sin embargo, en una jugada a balón parado, el Bayern puso el miedo en el cuerpo al Mini. Un córner sacado en corto llegó hasta la capitana Leupolz que cargó su pierna izquierda y el latigazo impactó en el larguero de Paños.

El aviso hizo efecto porque el Barcelona entendió que debía estirarse y marcar para poder clasificarse. Mariona dejó un balón en la frontal para que Hamraoui rematase con el interior. A punto estuvieron las dos jugadoras de repetir el gol de la ida pero el chut raso de la francesa no fue bien dirigido. También rozó el tanto Marta Torrejón en una de sus incorporaciones pero tuvo que chutar con la pierna izquierda, la mala. Hasta que en un balón largo que apenas parecía llevar peligro, Martens luchó y luchó hasta robarle la pelota a Lewandowski, a la que martirizó durante toda la primera parte, que la terminó por placar dentro del área. A Mariona Caldentey no le tembló el pulso y engañó a la guardameta bávara.


Baja importante

La francesa Hamraoui, autora del gol de la ida, se perderá la final tras ser expulsada por doble amarilla

El gol con el tiempo cumplido de la primera mitad obligaba a las visitantes a tener que anotar por partida doble y se notó en una salida en tromba tras el descanso. Ahí entró en juego el oficio de las barcelonistas, que defendieron como un bloque. Alexia despejó una peligrosa incursión, Torrejón puso la cabeza a un disparo de Rolfö y Roord chutó alto una falta desde la frontal. Dos veces más se salvó Paños, una gracias al poste y otra a la mal puntería de Däbritz.





Por si faltaba épica a la gran hazaña, Hamraoui fue expulsada cuando faltaban 20 minutos. No sólo perdía el Barça a su jugadora más experimentada y la única que sabe lo que es ganar la Champions, sino que tampoco podrá tener a la francesa para la final de Budapest. Pero con una futbolista menos, las barcelonistas resistieron con mucha cabeza y corazón mientras el Bayern se le escurrían los minutos. Aitana y Andressa, dos de los recambios de Cortés, pudieron sentenciar en tres contragolpes clarísimos, pero no definieron bien. Pero a los 12.764 espectadores del Miniestadi, que llevaron en volandas al equipo en los 4 minutos de añadido, ya nadie les podría quitar la historia de las manos.


Ficha técnica

Barcelona, 1 – Bayern, 0

Barcelona: Sandra Paños, Marta Torrejón, Pereira, Mapi León, Leila, Hamraoui, Vicky Losada, Alexia Putellas, Mariona Caldentey (Andressa Alves 82), Martens (Aitana Bonmatí 86) y Duggan (Oshoala 71).

Bayern: Benkarth, Lewandowski, Wenninger, Heindrich, Schweers, Magull (Roord 60), Skorvankova (Demann 78), Leupolz, Däbritz, Rolfö y Damnjanovic.

Árbitra: Esther Staubli (Suiza). Amarillas a Skorvankova, Vicky Losada, Wenninger, Hamraoui (2). Expulsó a Hamraouoi en el 70 por doble amarilla y al técnico Thomas Wörle (78).

Gol: 1-0 Mariona Caldentey (p) (45+1)








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: