Cuando las enfermeras tienen una especialidad, como es el caso de las matronas, su nivel de ansiedad es inferior al de las enfermeras no especialistas. Así lo demuestra un estudio publicado en la revista “Archivos de Prevención de Riesgos Laborales”. Un hecho que, para los autores, puede deberse “a la mayor formación y seguridad que las especialidades aportan”.

De hecho, tras encuestar a 159 enfermeras de los servicios de maternidad de veinte hospitales públicos madrileños de las que 63 eran especialistas y 90 generalistas, entre sus resultados encontraron que la ansiedad rasgo fue menor en las matronas (3,46 ± 1,58) que en el grupo de las enfermeras no especialistas (47,36 ± 2,84), presentando estas últimas mayores niveles de ansiedad habitual como rasgo de personalidad.

Para los autores de este estudio “este dato quizá pueda ser atribuido a la mayores formación y seguridad que las especialidades aportan, ya que las especialistas de enfermería cuentan con dos años de formación oficial específica que complementan la formación de grado de las enfermeras no especialistas, completando el desarrollo de las funciones asistenciales en enfermería”.

Si bien el hecho de que las matronas puedan tener una mayor estabilidad laboral no se ha analizado en este estudio, para Diego Ayuso, secretario general del Consejo General de Enfermería y autor principal del estudio, “por sentido común y utilizando la teoría de las necesidades de Maslow, si no tenemos estabilidad laboral, nuestras necesidades no están cubiertas y por tanto aparece mayor preocupación y posiblemente niveles de ansiedad mayores”.

Prevención del burnout

Para Ayuso, “la necesidad de estudiar el nivel de ansiedad en las enfermeras tanto especialistas en ginecología y obstetricia (matronas) como generalistas, se motiva por la alta relación que existe entre ansiedad y aparición de burnout o síndrome de estar quemado en el trabajo. Es preciso medir la ansiedad de los profesionales sanitarios para establecer medidas preventivas y evitar dicho síndrome o disfunciones a nivel laboral”.

Sin embargo, tal y como explica Ayuso, en “los centros sanitarios no tienen sistematizado en los servicios de prevención de riesgos laborales, que son los encargados de velar por la salud de los trabajadores, ni la medición del estrés, ni la medición de la ansiedad, ni medidas de prevención del burnout. Las acciones que se realizan son aisladas y hay que sensibilizar a este respecto”.

A su juicio, entre las medidas que los centros deberían “actuar con medidas de prevención, con medición del clima laboral -si no medimos, no sabemos cómo estamos y en qué mejorar-, formación continuada, planes de acogida a profesionales de nueva incorporación, creación de las categorías de enfermeras especialistas, etc”.

Por su parte, ya están trabajando para ampliar el estudio a todo el territorio nacional para lo que están a la espera de obtener financiación.

Toda la actualidad de la profesión enfermera en diarioenfermero.es.




Fuente: La Razón

A %d blogueros les gusta esto: