Cultura

La española ‘La vida y nada más’ logra un premio Independent Spirit | Cultura


Puede que no logre ni una estatuilla en los Oscar, pero Déjame salir ha culminado una trayectoria sorprendente como la ganadora de los premios Independent Spirit. El filme de Jordan Peele se llevó el premio a mejor película y dirección, poniendo en pie a los asistentes a la 33º edición de los galardones que presumen de ser los más indies del cine. Dos galardones de prestigio para un cóctel de comedia, terror y cine social que llegó a las pantallas estadounidenses hace exactamente un año como si se tratara de un estreno más.

Otro de los grandes momentos de la noche llegó en el premio John Cassavetes, destinado a galardonar a la mejor película producida con menos de 500.000 dólares. En esa categoría, entre sus finalistas había sendas películas españolas rodadas en Estados Unidos: La vida y nada más, de Antonio Méndez Esparza, que había concursado con ella en el festival de San Sebastián, y Most Beautiful Island, de Ana Asensio, ganadora del prestigioso certamen SXSW. Finalmente, ganó La vida y nada más, y Méndez Esparza y su productor, Pedro Hernández, subieron a recoger la estatuilla alada.

El triunfo de Déjame salir abre un resquicio de esperanza para su participación esta noche en la fiesta que cierra el fin de semana, los Oscar, donde defiende cuatro candidaturas. Porque en los últimos cuatro años, contra todo pronóstico los ganadores a mejor película en estos galardones dedicados a subrayar las excelencias del cine indieMoonlight, Spotlight, Birdman y Doce años de esclavitud- obtuvieron también la más codiciada estatuilla del Oscar, la de mejor largometraje.

En una ceremonia celebrada en medio de una gran borrasca que azota la habitualmente soleada California la 33ª edición de los Independent Spirit no ofreció apenas sorpresas respecto a los galardones que se han ido entregando en esta temporada de premios. Allison Janney se hizo con la estatuilla a la mejor actriz de reparto por Yo, Tonya, y Frances McDormand y Sam Rockwell se llevaron los trofeos a mejor actriz y mejor actor de reparto, respectvamente, por Tres anuncios en las afueras. El triunfo del joven Timothée Chalamet por Call Me By Your Name como mejor actor también era previsible. Especialmente, después de la intensa campaña en las redes sociales a favor de un actor cuya derrota en los Globos de Oro vino seguida de una explosión de mensajes contra la Asociación de la Prensa Extranjera en Hollywood y el ganador de aquella velada, Gary Oldman, por haber “robado” la estatuilla que “se merecía” el joven intérprete. Según Variety, la campaña ha acercado sus posibilidades a las del británico en los Oscar. Pero aún así se espera de la Academia que otorgue su victoria a Oldman por su interpretación de Winston Churchill en El instante más oscuro.

El premio Robert Altman a todo el equipo fue para Mudbound. Como mejor filme extranjero triunfó la chilena Una mujer fantástica, de Sebastián Lelio, que podría repetir suerte en los Oscar. La otra hispana nominada en estos premios, la mexicana Salma Hayek, se quedó sin estatuilla por Beatriz at Dinner ante la cantada victoria de Frances McDormand. En total, dos premios para Déjame salir, otros dos para Tres anuncios en las afueras, Yo, Tonya (a actriz secundaria sumó montaje) y Call Me By Your Name (actor y fotografía). Lady Bird se quedó solo con un galardón, para Greta Gerwig como mejor guion en una velada donde los maestros de ceremonia John Mulaney y Nick Kroll arremetieron contra todos los mencionados en los últimos meses como los grandes abusadores de Hollywood, desde Harvey Weinstein hasta Woody Allen pasando por Brett Ratner o Louis CK.

Sin embargo, las consignas de movimientos como Time’s Up que amenazan con vestir de negro la alfombra roja de los Oscar como lo hicieron en los Globos de Oro brillaron por su ausencia en ls Independent Spirit con un colorido vestuario entre los asistentes. Hubo fiesta, mucha fiesta, alcohol con botellas de whisky grabadas para los ganadores y un improvisado locutorio de camino a los cuartos de baño donde con el nombre de VIP-Pee los que por allí pasaban tenían que responder preguntas como “de pie o sentado” antes de ir al baño.




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment