Salud

La ELA también ataca la mente


Se conoce como la enfermedad que ataca el cuerpo, pero no afecta la mente. Sin embargo, un nuevo estudio, publicado en ‘Neurology’, muestra que la esclerosis lateral amiotrófica, también llamada ELA o enfermedad de Lou Gehrig, sí afecta a la mente, especialmente más adelante en la enfermedad, informa Europa Press.

La ELA es una rara enfermedad neurológica que afecta principalmente a las células nerviosas responsables de controlar el movimiento muscular voluntario, como caminar o hablar. La ELA es una enfermedad que empeora con el tiempo y finalmente conduce a la muerte, la mayoría de las veces a causa de insuficiencia respiratoria. Actualmente, no hay cura para la ELA.

«Desafortunadamente, descubrimos que las personas con ELA tienen problemas de pensamiento y problemas de conducta como apatía, cambios en las conductas alimentarias y falta de inhibición, incluso en las primeras etapas de la enfermedad», explia la autora del estudio, Sharon Abrahams, de la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido. «En la última etapa de la enfermedad, solo un pequeño porcentaje de personas están libres de estos problemas cognitivos y de comportamiento», añade.

Abrahams considera que las personas con ELA deben ser examinadas rutinariamente para detectar estos problemas. «Las personas con ELA y sus cuidadores también deben estar informados de que los cambios en las habilidades de pensamiento y comportamiento pueden ser parte de la ELA para que puedan planificar y observar estos problemas y sepan que están relacionados con la enfermedad en sí», afirma.

El estudio involucró a 161 personas con ELA que se compararon con 80 personas que no tenían la patología. Todos los participantes realizaron pruebas de habilidades de pensamiento y se les preguntó a los participantes o sus cuidadores sobre síntomas de conducta como apatía y pérdida de simpatía o empatía.

Las personas con ELA se dividieron en grupos según la etapa de la enfermedad en la que se encontraban, que está determinada por la cantidad de regiones del cuerpo involucradas en la enfermedad. Las regiones son extremidades superiores; miembros inferiores; área bulbar, que son los músculos que afectan al habla y la deglución; y respirar y comer. La etapa 1 involucra una región, la etapa 2 afecta a dos regiones, la etapa 3 implica tres regiones y la etapa 4 es cuando la respiración o la alimentación se ven lo suficientemente afectadas como para necesitar intervenciones como respiración o alimentación mediante tubos.

Las personas con ELA tuvieron puntajes peores que el grupo de control en todas las pruebas de pensamiento excepto la habilidad visual-espacial, que no se sabe que esté afectada por ELA. En general, el 29 por ciento de las personas con ELA tuvo problemas con sus habilidades de pensamiento, siendo los más comunes los que ocurren en la prueba de fluidez verbal, donde las personas enumeran tantos elementos como pueden con una determinada carta, y la prueba del funcionamiento ejecutivo, como prestar atención a dos cosas a la vez.

De las 149 personas con ELA con información sobre síntomas conductuales, el 45 por ciento no tuvo problemas, el 22 por ciento presentó un síntoma, el 14 por ciento registraba dos síntomas y el 20 por ciento poseía tres o más síntomas. La apatía fue el síntoma más común, con un 31 por ciento; la pérdida de simpatía o empatía afectó al 28 por ciento y los cambios en las conductas alimentarias afectaron al 25 por ciento.

Los investigadores también encontraron que las personas padecían más problemas con las habilidades de pensamiento y un mayor número de síntomas conductuales en las etapas más avanzadas de la patología. En las etapas 1 y 2, el 20 y 21 por ciento sufría problemas de pensamiento, mientras que en la etapa 3, la tasa era del 33 por ciento y en la etapa 4, del 40 por ciento. Por problemas de conducta, el 18 por ciento se vieron afectados en la etapa 1; el 27 por ciento en la etapa 2, el 36 por ciento en la etapa 3 y el 65 por ciento en la etapa 4.

Abrahams señala que las personas cuya enfermedad afectaba a su región bulbar eran más propensas a tener problemas de pensamiento y comportamiento que las personas cuya patología no afectaba a esa región, fuera o no la primera área del cuerpo afectada.

Una limitación del estudio es que se evaluó a los participantes en un momento dado, pero no se les siguió a lo largo del tiempo para ver cómo cambiaron las habilidades de pensamiento y los problemas de comportamiento a medida que la enfermedad avanzaba. EP




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment