Alberto Vázquez-Figueroa publicó su primera novela, Arena y viento, con 17 años. Y la había escrito con 15. Alberto Méndez tardó algo más: publicó Los girasoles ciegos a los 63. Recogemos algunos ejemplos más entre ambos extremos, por si quieres compararte con alguno de estos clásicos (o casi clásicos) en lengua española y ver si te has adelantado a tus favoritos o te lo estás tomando con más calma. Al final, lo que importa es el resultado, tarde lo que tarde.

* También puedes seguirnos en Instagram y Flipboard. ¡No te pierdas lo mejor de Verne!




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: