El abogado defensor de Oriol Junqueras y Raül Romeva, Andreu Van den Eynde, no se fía de lo que hasta ahora se ha visto en el juicio del ‘procés’ durante las declaraciones del presidente de ERC y del exconseller del PDECat, Joaquim Forn. Ni sobre el perfil bajo interpretado por Vox, ni sobre la intervención del fiscal Fidel Cadena, “más flojos de lo normal”, ha considerado. Lejos de subestimarles, sobre todo a Cadena, el letrado ve una táctica de “teatralización”, sobre todo por parte de la acusación popular, para vestir al tribunal de garantista. A la vez, ha acusado al presidente del tribunal, Manuel Marchena, de “montar una situación artificial de orden que puede limitar el derecho a la defensa”.





En declaraciones a TV3, Van den Eynde ha puesto en tela de juicio las “decisiones estrambóticas” de Vox durante las tres primeras jornadas del juicio, que le han hecho llegar a la conclusión de que “el extremismo lo que hace es situar lo que es extremo en una situación moderada” con el objetivo de que “el tribunal quede como garantista”.


“El extremismo lo que hace es situar lo que es extremo en una situación moderada”

El abogado se ha basado en las decisiones del magistrado Manuel Marchena de no permitir la petición de Vox de leer las preguntas del interrogatorio que tenían preparado para Joaquim Forn y Oriol Junqueras después de que ambos rechazaran contestarlas, y a la petición de la formación de obligar a Jordi Sànchez a deshacerle del lazo amarillo que luce en la solapa. Las negativas de Marchena le hacen dudar hasta el punto de sospechar que se está llevando a cabo un “debate artificial, prefabricado”.

Van den Eynde alega que “cuando Marchena no le da la razón, Vox no protesta” y, si querían leer las preguntas a los acusados aun sabiendo que no serían contestadas, el letrado cae en la cuenta que su turno era al principio, no al final, lo cual le hace sospechar también que el papel de Vox está siendo más bajo de lo que se pudiera esperar a propósito, para ensalzar el carácter garantistas del tribunal. Así, “Vox está condicionando el desarrollo del ‘procés’ por simpatía o por inercia”, de manera que su misión está siendo “dejar bien al tribunal”.


“La tranquilidad del juicio es muy artificial”






Esta impresión se extiende también al tono general usado por Marchena, un tono “muy bueno” pero que igualmente le hace pensar que “la tranquilidad del juicio es muy artificial”. El abogado asegura que no está de acuerdo con muchas de las cosas que hace el presidente del tribunal, y advierte de que “a veces esa tranquilidad puede ir en contra de nuestros intereses”, por lo que le ha acusado al magistrado de “montar una situación artificial de orden que puede limitar el derecho a la defensa”.

En este sentido, considera que “las defensas tienen que tener derecho a intervenir más”, como en las cuestiones previas, en contra de los deseos de Marchena. Por eso, Van den Eynde avisa de que “tendremos que protestar más, ser más vehementes” porque “no podemos dejar de defender a nuestros clientes si nos cortan el micro”. El letrado ha avisado que plantearán incidentes por escrito si la situación no mejora.

Sobre la intervención de la Fiscalía y la Abogacía del Estado, el defensor ha admitido que en sus intervenciones se han mostrado “más flojos de lo que se esperaba”, pero ha rechazado “subestimarles”. “Nada de confiarse ni subestimarlos”, ha aconsejado, movido por las características técnicas y la experiencia de estos profesionales, “pero hicieron errores de detalle”, ha observado.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: