Primera reacción sosegada de la CUP a los resultados de las elecciones generales del pasado domingo 28 de abril. Una reflexión que tiene mucho de clave de unidad interna. Como es tradición, la formación de la izquierda independentista no se presentó a estos comicios. Sin embargo, uno de sus sectores internos, Poble Lliure, dio apoyo a una candidatura nueva, Front Republicà, que encabezó el ex secretario general de Podem, Albano Dante Fachin, y que finalmente se quedó a las puertas de obtener representación en el Congreso.

La decisión de Poble Lliure suscitó en su momento suspicacias internas entre los cuperos, especialmente en la otra gran familia, Endavant, considerada de perfil más anticapitalista y cuyos miembros evitaron pedir explícitamente el voto para el Front. Entre parte de la militancia se extendió la preferencia por la abstención o el voto a los comunes, e incluso volvieron los rumores de que esta situación podría acabar en escisión. En todo caso, estas diferencias podrían explicar en parte que la lista de Fachin lograra 113.000 votos, lejos de los 195.000 que consiguió la CUP en las catalanas de 2017.






El partido pide a los distintos grupos internos “trabajar conjuntamente y sumar fuerzas con las candidaturas de unidad popular de cara a las próximas municipales”

En este contexto, la CUP opta ahora por un mensaje de conciliación. Por un lado, felicita al Front por sus resultados el 28-A pero por el otro llama a la unidad interna de cara a las elecciones municipales que se vienen. Aunque resalta que no era la candidatura de la CUP, el comunicado considera que los resultados han sido “muy positivos” y que constatan que “sigue habiendo un sector del pueblo catalán que se mueve en las coordenadas de la desobediencia, la unilateralidad, la defensa del legado del 1 de octubre, la defensa de la plena independencia, y la defensa de un modelo económico y social alternativo al existente y que tome partido por la clase trabajadora y las clases populares”.

Sin embargo, en el punto 7 del mismo análisis llama a “unir fuerzas” y “reagruparnos”. El mensaje se dirige a tres sectores: a los que apoyaron el Front, a los que han votado a “otras fuerzas independentistas, soberanistas y de izquierdas” y, finalmente, a los que se abstuvieron el 28 de abril. La prioridad debe ser, mantiene el comunicado, “trabajar conjuntamente y sumar fuerzas con las candidaturas de unidad popular de cara a las próximas municipales”.

Albano Dante Fachin, del Front Republicà, valoró los resultados del 28-A
(Blanca Blay / ACN)







Mensaje a ERC y JxCat

Más allá de los mensajes internos, la CUP también ha hecho una valoración global de lo ocurrido el domingo. Los cuperos felicitan a las fuerzas independentistas y soberanistas por convertirse en mayoritarias en Catalunya con un discurso, apuntan, favorable al “derecho de autodeterminación” y de “solución dialogada” al conflicto catalán. Sin embargo, lanzan a estos partidos un aviso: “Estaremos atentos a cómo utilizarán los votos recibidos, qué papel tendrán ante posibles pactos, y si supondrán una alternativa real que haga respetar el derecho a la autodeterminación de nuestro pueblo”.

Así, la CUP avisa de que vigilará si ERC y JxCat no se conviertan en “muleta” de “cualquier operación de cierre del régimen por arriba que pueda tener lugar”. Más adelante en la nota, la petición se hace más evidente. Aseguran que los resultados en el Estado dan una gran mayoría a “las fuerzas del régimen del 78” y que, ante eso, exigen a los partidos independentistas y soberanistas que eviten entrar en una “fase pactista” que suponga “renuncias en clave de derechos políticos, civiles y sociales, del mismo derecho a la autodeterminación y la independencia o, incluso, del derecho a la desobediencia civil e institucional”.





Finalmente, la CUP se congratula de la “derrota parcial del tripartito de derechas” pero subraya que su propuesta de “Estado de excepción permanente” contra Catalunya “está más viva que nunca” e insiste en su propuesta de que el independentismo lleve a cabo un boicot a las elecciones europeas unos comicios a los que no va a presentarse– como respuesta a la decisión de la Junta Electoral de excluir a Carles Puigdemont, Clara Ponsatí y Toni Comín de la candidatura de JxCat.


Los cuperos reiteran su propuesta al conjunto del independentismo de hacer un boicot a las europeas ante la decisión de la Junta Electoral de excluir a Puigdemont









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: