Portada

La contradicción de dos testigos en la malversación

consultor seo


Dos testigos que han declarado en el juicio del procés han entrado estar tarde en contradicción. Mientras que un trabajador de la imprenta Artyplan, Enrique Mary Yriarte ha asegurado que le dijeron que debía imprimir unos carteles para el 1-O y que se facturarían a la Generalitat, la persona que hizo de intermediario para realizar el encargo niega tal extremo.

Mary ha explicado que le llamaron el 7 de septiembre de 2017. Una primera llamada fue del departamento de Comunicación de la entidad soberanista Òmnium Cultural, quien le pidió un “presupuesto urgente de un material relacionado con el referéndum”, como carteles y dípticos.





Esa persona le puso en contacto para llevar a término el pedido con Enric Vidal, un diseñador que también declaró en esta misma sesión del juicio que se celebra en el Tribunal Supremo. La Fiscalía sospecha que se encargaron desde la Generalitat ciertos trabajos relacionados con el referéndum a pesar de que no se podía celebrar por orden del Tribunal Constitucional.

Este testigo ha relatado cómo del presupuesto total de cartelería, Vidal le explicó que sólo haría un tercio del trabajo porque “tenían mucha prisa” y el resto lo harían entre otras dos empresas. “Dijo por encima que la Guardia Civil pudiese requisar los carteles, y así se disminuirían los riesgos”, recuerda Mary.

Esta versión se contrapone con la del propio Vidal que declaró justo antes que él y que negó que supiera que el trabajo era para la Generalitat, ni que hubiera que factura al Gobierno catalán, ni siquiera para qué fecha se quería el trabajo.

“Vidal me dijo que las facturas debían girarse a nombre de la Generalitat. No me dijo el departamento”, ha especificado Mary, quien ha asegurado que finalmente no se facturó -el trabajo era de 17.250 euros- ni entregó el trabajo porque Vidal tenía dudas en la entrega.


Toni ¿Molons?

Por su parte, Vidal sólo ha explicado que un tal Toni le llamó para hacer de intermediario en la impresión de unos carteles. No le dijo de que eran y ya venían diseñados. Sólo después, cuando le entregó el USB con el diseño vio que llevaba el logo de la Generalitat. “No conozco en un primer momento que sea para la Generalitat, solo que es para un tal Toni”, ha insistido.





Este diseñador, que después vinculó con Antoni Molons, secretario de Comunicación de la Generalitat, ha asegurado que ni facturó ni cobró los trabajos de mediación. “Cuando abrí el archivo vi que era una campaña para el referéndum. No era mi problema si tenía que producirse un concurso”, ha insistido.

No tengo ni idea de como sería el pago. Tampoco me contó (Toni) como me había encontrado. Mi nombre es público y tengo página web”, añade Vidal, quien ha recalca que no sabía que era para la Generalitat. “Era el trabajo que me pide un cliente y si se y puedo lo hago”.


¿Te parece bien cómo se desarrolla el juicio del Procés?




Total votos: 0








Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment