Los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2) en la estación de la plaza del Carmen, la única en el interior de Madrid Central, han subido en julio y agosto hasta un nivel similar al mes de marzo, cuando las multas por acceder al área aún no habían entrado en vigor, según un informe de Ecologistas en Acción basado en datos municipales. En los últimos diez años, este punto de medición ha sido uno de los peores de la red, pero desde la entrada en vigor de las multas ha tenido los mejores registros de la década. La moratoria de sanciones de julio ha hecho que la polución vuelva a crecer y, como el Consistorio no publicitó que volvía a multar, el efecto se ha prolongado en verano, según los ecologistas.

La red municipal de medición de la contaminación cuenta con 24 estaciones repartidas por la ciudad para medir los gases contaminantes, entre ellos el NO2. La media de la red varía según las condiciones climatológicas —es peor si no llueve— o la intensidad del tráfico (hay menos polución si hay menos coches).

La plaza del Carmen siempre ha sido uno de los puntos negros. En enero, por ejemplo, registró una media de 55 microgramos de NO2 por metro cúbico de aire; un dato similiar al de la media de la red de sensores. En cualquier caso, esa cifra supera ampliamente los 40 microgramos que la Organización Mundial de la Salud marca como perjudicial. En marzo, con más lluvias, bajó hasta los 34 microgramos; la red se mantuvo en 36. En abril, primer mes completo con multas en Madrid Central —y con mejor climatología—, los registros bajaron hasta los 22 microgramos en la plaza del Carmen, cinco puntos por debajo de la media de la red (27). En mayo (23) y junio (26) los registros de esta estación se mantuvieron en el entorno de la media (22 y 25, respectivamente). Fue el mejor trimestre de toda la serie histórica.

Sin embargo, esta tendencia al descenso se ha frenado durante los meses de julio y agosto: si la media de la red ha sido de 26 microgramos de NO2 por metro cúbico de aire, en la plaza del Carmen se han alcanzado los 35 en julio y los 33 en agosto. “Entre abril y junio, la plaza del Carmen había pasado a ser una de las estaciones que registraba niveles más bajos de NO2 de toda la red. Pero en los últimos dos meses ha vuelto a situarse entre las peores estaciones”, explica el informe de Ecologistas en Acción (EEA).

Los valores de dióxido de nitrógeno en la estación de la plaza del Carmen; en azul oscuro, los valores de 2019.
Los valores de dióxido de nitrógeno en la estación de la plaza del Carmen; en azul oscuro, los valores de 2019. Ecologistas en Acción

Juan Bárcena, de la organización ecologista, achaca estos malos datos a los “bandazos” del nuevo Ayuntamiento: “Ha habido una pérdida de eficacia de Madrid Central en los dos últimos meses, coincidiendo con que se ha pasado de un escenario muy claro, con sanciones, a un Ayuntamiento que arrancó diciendo que quería quitar Madrid Central. Se ha generado una situación de incertidumbre”. Efectivamente, el Gobierno municipal, dirigido por una coalición entre PP y Cs, anunció una moratoria de multas el pasado 17 de junio que tuvo un efecto inmediato en el aumento de la polución. “Desde ese día, Madrid Central ha perdido eficacia”, dicen desde EEA, “ese mes empeoraron un poco los datos, pero en julio y agosto se ha agravado”. Esos bandazos, además, reactivaron el procedimiento sancionador de la UE contra España por la contaminación en Madrid y Barcelona.

La moratoria arrancó el 1 de julio, pero cuatro días después un juez obligó al Consistorio a volver a poner en marcha la zona de bajas emisiones. No hubo ningún anuncio oficial de la medida. El 16 de julio otras dos decisiones judiciales obligaban a mantener Madrid Central. Finalmente, el 29 de agosto el alcalde Almeida se comprometió a no recurrir Madrid Central. “Se ha pasado de una situación muy clara a una muy confusa. Ha sido un periodo de incertidumbre legal y creemos que ha habido un incremento de tráfico en la zona”, dice Bárcena. De hecho, al final el Ayuntamiento hasta ha sacado pecho por multar.

El informe de la organización destaca que los mejores resultados en cuanto a contaminación se obtuvieron en el segundo trimestre, de abril a junio, “cuando Madrid Central funcionó con plena vigencia y con claro apoyo por parte de las autoridades municipales”. Esto supuso que se alcanzaran los valores más bajos de toda la serie histórica, tanto para la plaza del Carmen como para la media de la red. Los datos de julio y agosto, sin embargo, “son sensiblemente más altos, a pesar de tratarse de meses de vacaciones, en los que se produce una notable reducción del tráfico”, apuntan desde EEA. En estos meses, el valor medio en la red se ha mantenido en línea con los de la plaza del Carmen. Algo que para los ecologistas “evidencia la pérdida de eficacia de Madrid Central”.

Un nuevo plan que no termina de llegar

El alcalde, José Luis Martínez-Almeida, intentó aplicar en julio una moratoria de tres meses en las multas de Madrid Central. Cuando los jueces se lo impidieron, anunció que presentaría un nuevo plan: “Vamos a hacer algo más grande”, dijo a finales de agosto, sin especificar líneas de acción. Está previsto que ese nuevo plan para frenar la contaminación se anuncie este mes de septiembre, pero el equipo municipal no ha dado pistas sobre en qué va a consistir ni cómo va a transformar Madrid Central. Mientras tanto, las multas por acceder al área siguen en vigor.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: