El Gobierno de Ángel Garrido tiene contra las cuerdas a los taxistas de Madrid, que afrontan su tercer semana de huelga indefinida. La reunión que han mantenido esta tarde terminó, de nuevo, sin acuerdo, y no tanto porque los taxistas no quisieran negociar sino porque la Comunidad no tiene ninguna prisa en poner fin a sus protestas. El tiempo corre a su favor para conseguir que el sector suavice aún más sus exigencias respecto a los vehículos sin conductor. La Comunidad no quiere que los taxistas les imponga qué hacer con los VTC, como les indicaron en la reunión que han mantenido en la consejería de Transporte. En la Puerta del Sol, los taxistas se volvían a manifestar frente a la sede del Gobierno regional. Pero ya no gritaban ‘¡Guerra, guerra, guerra!’ Los ánimos del sector empiezan a derrumbarse.





Tras quince días sin taxis circulando, no hay griterío de los ciudadanos exigiendo el fin de la huelga y la vida se desarrolla más o menos con normalidad, lo que permite al Gobierno de Garrido, que no se presenta a las elecciones del próximo mayo, dejar pasar los días para desespero de los taxistas que ya empiezan a echar cuentas de cómo afrontarán sus gastos después de dos largas semanas sin ingresar ni un euro.

Ángel Garrido, imperturbable, tiene un nuevo argumento que esgrime por doquier. No van a dar ni un paso atrás con el tema de los VTC porque no quiere que pase en Madrid lo que en Catalunya, donde ya no circulan vehículos sin conductor y han comenzado los primeros EREs. Garrido defiende que “la competencia es buena para todos” y que la “precontratación temporal” de 15 minutos en Barcelona ha llevado a la desaparición de “todo el sector” con “3.000 familias en la calle”. “Ni de forma directa ni indirecta vamos a admitir que eso se produzca en Madrid. Todas las cuestiones que puedan mejorar la situación del taxi estamos por supuesto dispuestos a escucharlas”.


La respuesta

Garrido no negociará con el taxi la regulación de los VTC

La consejera del ramo, Rosalía Gonzalo, se sentó a las 17,30 horas con los representantes del taxi. En la mesa, por su parte, sólo un punto, cómo mejorar la competitividad del taxi. Pero nada de los VTC, y mucho menos sobre precontratación. La Comunidad ya ofreció una precontratación espacial (un espacio de unos 300 metros), que los taxistas rechazaron, y de ahí no se van a mover, indicaron fuentes de la Comunidad.

Por su parte, los taxistas pusieron como modelo la negociación que se está llevando a cabo en el País Vasco, donde los VTC deberán contratarse con al menos una hora de antelación, salvo en “circunstancias especiales” como urgencias, mutuas de accidente y asistencia en carretera entre otros supuestos. Este martes se han reunido en Vitoria representantes del Gobierno Vasco, de la Federación Vasca del Taxi y de las VTC para avanzar en las bases que regirán la nueva normativa en Euskadi para los servicios de vehículos sin conductor, después de que la semana pasada ambos partes acordaran no “confrontar” y negociar la regulación del sector.





Madrid no quiere ni el modelo catalán ni el vasco y se inclina por la liberación del mercado. Los taxistas aseguran que seguirán con el cierre patronal el tiempo que sea necesario, mientras siete compañeros prosiguen su huelga de hambre.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: