El futuro de los vertederos está a la vuelta de la esquina, pero por ahora hay que centrarse en el presente. Es lo que ha explicado Carlos Izquierdo, consejero de Medioambiente de la Comunidad de Madrid y actual presidente en funciones sobre el de la Mancomunidad del sur y oeste, ya que este lunes se ha hecho oficial en el Boletín Oficial de la región madrileña un secreto a voces: se ha dado luz verde al recrecimiento de uno de los vasos del vertedero situado en Pinto, el cuarto, que estaba a punto de colmatar, a petición de la propia Mancomunidad y pese a las alegaciones de organizaciones como Ecologistas en Acción o del propio Ayuntamiento de Pinto.

“Es una fase de transición, en realidad lo importante es que por fin, tras diez años infructuosos, tenemos un plan que va para adelante, la Estrategia de residuos de la Comunidad de Madrid, que está en sintonía con el Gobierno de España y con lo que pide la UE”, asegura. Izquierdo se refiere a la creación de grandes plantas de tratamiento de basura encaminadas a poner en marcha la economía circular, es decir, separar, reciclar y tratar la mayoría de los residuos para aprovechar al máximo los deshechos que los ciudadanos tiran al cubo de la basura. Ese es el futuro, añade. Un futuro que para los países nórdicos de la UE es un presente desde hace una década y, en España, “nos toca dar el esprint en todas la regiones porque hay que admitir que vamos muy mal”.

La Comunidad de Madrid legisla tres grandes Mancomunidades: la del norte, la del este y la del sur-oeste, aunque Izquierdo matiza que la competencia en materia de residuos pertenece a los Ayuntamientos. La capital, por su parte, gestiona la suya propia, la de Valdemingómez. “En realidad, el tema de los vertederos es competencia municipal, pero como es algo muy costoso, se agrupan en mancomunidades. De las tres que hay, la más potente es la del sur”. Ésta da servicios a 65 municipios, lo que equivale a 1,9 millones de habitantes que generan 800.000 toneladas de basura al año. La decisión, por tanto, aunque parece a priori una buena noticia para todos los implicados, se presenta como un parche para que dé tiempo a construir las nuevas plantas y poner el foco en una solución impuesta desde Europa: la economía circular y el aprovechamiento de los desperdicios. Pero no todos celebran la noticia de este lunes.

Jesús Pérez, concejal de Más Madrid Compromiso por Getafe y anterior portavoz de Ecologistas en Acción en materia de residuos, ahonda en la raíz de un problema que está todavía lejos de solucionarse. “La competencia pertenecía a la Comunidad hasta que con el Gobierno de Esperanza Aguirre se quitaron el muerto de encima y decidieron que los Ayuntamientos debían asumir el coste de todo. Eso es lo que pasó con la anterior estrategia de residuos de la Comunidad. Y ahora como han visto que no están preparados para liderar un cambio de modelo y financiarlo, lo presentan como si les hicieran un favor. Pero es pura negligencia”.

El Gobierno regional de Esperanza Aguirre transfirió en 2008 a los municipios la gestión de los vertederos a través de mancomunidades formadas por comarcas. Así constó en el Plan Autonómico de Gestión de Residuos 2006-2016 que la Consejería de Medio Ambiente y Ordenación del Territorio envió a la Federación de Municipios. En aquel documento se contemplaba la ampliación de instalaciones y, tras estudiar las alternativas, propuso la nueva tecnología de «arco de plasma» como la más barata. Este sistema, a través de una especie de incineradora, quema miles de toneladas de residuos en lugar recuperar y reciclar.

Nada que ver con lo que se hacía ya en aquel momento en los países europeos y lo que exige la UE por el bien medioambiental.

En la Mancomunidad del sur, el terreno del vertedero se sitúa entre el término municipal de Getafe y el de Pinto, municipio que lleva tiempo intentando frenar la ampliación. “Yo entiendo que en Pinto no quieran tener un vertedero al lado, pero es el terreno que tiene la mancomunidad y no nos podemos quedar sin él de la noche a la mañana. Son muchas toneladas de basura y ¿qué hacemos con ellas? las tenemos que llevar a algún sitio”, explica José de Uz, alcalde de Las Rozas (PP) y expresidente de la mancomunidad del sur hasta las últimas elecciones y el que dio el paso de pedir la licitación y ampliación del vertedero a la espera de que se construyan las nuevas plantas de reciclado.

Lo cierto es que en las asambleas de los 65 municipios no todos están de acuerdo en las decisiones que se toman, cuenta el mismo De la Uz, “pero se vota en los plenos y al final hay que acatar lo que diga la mayoría”. Por lo pronto, con el recrecimiento, el actual vertedero podrá alcanzar los 12 metros de alto, según De la Uz, algo en lo que discrepa Pérez, desde Getafe: “12 me parecen pocos. Alcanzarán los 20, seguramente. De hecho se dice que va a subir hasta la altura del Cerro de los ángeles”.

De la Uz admite que esta solución es un parche, “hasta que consigamos que se construya la planta de tratamiento”, aunque reconoce que ese plan todavía se encuentra “en una fase muy precaria”. Lo que sí está ya decidido es lo que costará el proyecto, ya que el 50% del presupuesto correrá a cargo de la administración regional, y el otro 50% les corresponderá a los municipios. “Ya sabemos que a nosotros nos tocará pagar 152 millones de euros, que al final tendrán que pagarlo los vecinos en tasas, por ejemplo, aunque no es la única forma de hacer frente a ese presupuesto”.

Sigue con nosotros la actualidad de Madrid en Facebook, en Twitter y en nuestro Patio de Vecinos en Instagram




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: