Uber ha anunciado en un correo a sus usuarios que se va de Barcelona y dejará de prestar servicio a partir de este viernes 1 de febrero, cuando entra en vigor el decreto de la Generalitat que, entre otras medidas, obliga a una precontratación de 15 minutos del servicio tras las protestas del taxi.

La decisión responde a la nueva legislación: “Ante las restricciones a las VTC aprobadas por el Gobierno catalán, nos vemos obligados a suspender el servicio de UberX en Barcelona a partir de mañana. Seguimos a disposición de la Generalitat de Catalunya y del Ayuntamiento de Barcelona para trabajar en una regulación justa para todos”, explica un portavoz de la compañía.





De esta forma, la plataforma no renuncia a regresar a la ciudad si la Generalitat decide abrir otras negociaciones. Entretanto, las empresas que empleaban las aplicaciones de Uber -y también de Cabify- continúan anunciando que realizarán despidos masivos de conductores.


VTC-Taxi

La misiva culpa al decreto de la Generalitat

Uber volvió a Barcelona hace casi un año tras el primer y fallido desembarco de UberPop, con conductores no profesionales. “Desde entonces, más de medio millón de personas nos habéis elegido para moveros por la ciudad. Y miles de conductores han encontrado en Uber una manera de ganarse la vida”, se expone en la carta.

Pero el cambio legal ha enterrado el proyecto. “La obligación de esperar 15 minutos para viajar en una VTC no existe en ningún lugar de Europa y es totalmente incompatible con la inmediatez de los servicios bajo demanda”, expone la empresa como gran argumento en el mensaje enviado a los usuarios, que tiene por título “Hasta pronto, Barcelona”.

Taxistas bloquean la Castellana en Madrid, donde el conflicto entre VTC y taxi sigue abierto
(Andrea Comas / AP)






La empresa insiste en llegar a acuerdos para una legislación que satisfaga a todos los sectores. “En Uber queremos que exista una regulación. Nuestro objetivo es convertirnos en un aliado a largo plazo de las más de 600 ciudades en las que operamos. Y Barcelona no es una excepción”, se apunta. “Para contribuir a la vida de una ciudad, necesitamos una regulación justa”, sigue.


Uber sale de Barcelona

La salida impactará en el empleo

La salida abre un incierto futuro para los trabajadores que emplea. Tanto usuarios como conductores “hoy ven desaparecer su medio de vida y su libertad de elegir cómo se mueven por su ciudad”. Pese a todo, la misiva se cierra dejando una ventana abierta: “Esperamos verte pronto, Barcelona”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: