Economía

La CNMC liberaliza los operadores móviles virtuales, casi todos en manos de las grandes compañías | Economía


La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) ha aprobado la desregulación de los llamados operadores móviles virtuales (OMV), aquellos que no disponen de red propia y deben alquilarla a un precio regulado a las compañías con red (Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil). Aunque el regulador justifica la medida en que ya existe suficiente competencia, los OMV con más clientes han sido engullidos como segundas marcas por Movistar, Orange, Vodafone y MásMóvil, y los virtuales independientes apenas suponen el 8,3% del mercado

La CNMC justifica esta desregulación del mercado mayorista de acceso a redes móviles en la existencia de una “competencia efectiva”, que hacen innecesarias las obligaciones regulatorias vigentes. Cuando entre en vigor la norma, los OMV deberán negociar sus condiciones de acceso a la red, incluyendo los precios, de forma bilateral con las compañías con red, sin el paraguas regulatorio.

El regulador destaca en que actualmente hay más de 30 operadores virtuales lo que “ha intensificado la competencia en el mercado de comunicaciones electrónicas fijas y móviles, permitiendo que los operadores fijos puedan convertirse en OMV y ofrecer paquetes convergentes”.

Solo 4,3 millones de líneas

Los virtuales con más clientes como Jazztel, Ono, Simyo o Pepephone han sido adquiridos por los grandes

Pero la CNMC obvia el hecho de que los OMV más poderosos han sido absorbidos por los operadores con red, y se han convertido, en realidad, en segundas marcas low cost de los cuatro grandes de la telefonía celular. Las cifras son incontestables: a finales de marzo pasado, los virtuales independientes poseían solo 4,29 millones de líneas, lo que supone una cuota del 8,3% sobre el total del mercado, que supera los 51 millones.

El descenso de clientes móviles de los OMV autónomos red ha caído en picado porque han sido absorvidos por los cuatro grandes. Vodafone adquirió Ono; Orange se hizo con Jazztel y Simyo; MásMóvil, propietario de Yoigo, compró Phone House, Llamaya Móvil y Pepephone. Entre todos, sumaban más de dos millones de líneas. Además, los operadores han desarrollado sus propias marcas virtuales como Amena (Orange), Tuenti (Movistar) o Lowy (Vodafone). Es decir, que los operadores móviles independientes como, por ejemplo, Lebara o Lycamobile, apenas poseen el 8% del mercado con la circunstancia añadida que más del 90% de ellos han firmado con Orange el acceso a la red.

La Comisión Europea, el Ministerio de Energía, Turismo y Agenda Digital y el Ministerio de Economía, Industria y Competitividad no han formulado observaciones al proyecto de medida que la CNMC les remitió y en el que se exponían los detalles de esta propuesta de desregulación. Una vez aprobada la medida definitiva, se establece un plazo de seis meses, contado a partir de la publicación de la Resolución en el Boletín Oficial del Estado, para levantar las obligaciones regulatorias existentes

La CNMC había analizado este mercado en 2006, imponiendo una regulación que obligaba a los tres operadores de red existentes en aquel momento (Telefónica, Vodafone y Orange) a dar “acceso razonable” a sus infraestructuras móviles. Dichas normas propiciaron la apertura del mercado, la entrada del cuarto operador con red Yoigo y la creación de compañías que no tenían espectro radioeléctrico, los conocidos como operadores móviles virtuales (OMV).

Desde 2007, la Recomendación de Mercados de la Comisión Europea, que sirve de referencia para establecer la regulación en los países miembros, no incluye el Mercado de los OMV. Esto supone que solo se pueden mantener las obligaciones regulatorias si no existe competencia.

Bajada progresiva de los precios mayoristas

La CNMC también apunta que durante este tiempo, los precios mayoristas que los OMV pagan a los operadores de red se han ido reduciendo progresivamente tanto para la voz como para los datos, lo que ha permitido que los OMV puedan mejorar los precios ofrecidos a sus clientes, en línea con las ofertas de los operadores de red.

Además, un número significativo de OMV ha incorporado la tecnología 4G, que es un elemento cada vez más relevante a la hora de competir en el mercado móvil. En la actualidad, más de diez operadores han alcanzado un acuerdo mayorista de acceso a los servicios 4G de sus operadores anfitriones o tienen previsto incorporar dicho servicio en breve.

En todo caso, la CNMC advierte que tendrá la capacidad de detectar prácticas potencialmente restrictivas de la competencia e intervenir en el supuesto de que los operadores móviles con red retiraran de forma injustificada el acceso a su red móvil a los OMV o pusieran en práctica estrategias más sofisticadas basadas en una subida de los precios mayoristas de acceso a la red móvil que no permitieran la replicabilidad de sus ofertas minoristas




Fuente: El país

Comentar

Click here to post a comment