La cepa de listeria de la carne mechada Sabores de Paterna, que provocó la activación de la segunda alerta sanitaria por listeriosis el pasado viernes no es la misma que la de la carne mechada de Magrudis, causante del mayor brote por esta infección en España. Es lo que determinan los análisis preliminares remitidos por el Centro Nacional de Microbiología del Instituto Carlos III a la Junta de Andalucía, según ha confirmado a este diario el centro y un portavoz de la Consejeria de Salud.

El pasado 6 de septiembre la Junta activó una alerta sanitaria tras encontrar listeria en una muestra tomada a un lote de carne mechada de Sabores de Paterna. Los técnicos de Salud analizaron otras 9 muestras de otras tres piezas del mismo producto y todas dieron negativo. Horas después, el Gobierno andaluz ordenó la ampliación de la alerta al resto de productos que fabricaba la empresa gaditana.

La Consejería de Salud no tiene constancia de casos de afectados vinculados a esta nueva cepa. Los 214 registrados en Andalucía son todos por haber ingerido carne mechada La Mechá, fabricada por Magrudis.

«Lo esperable es que las cepas fueran diferentes, ya que no se ha detectado ningún caso de personas afectadas por ese origen», afirma José Juan Rodríguez, profesor titular de Nutrición y Bromatología por la Universidad Autónoma de Barcelona y miembro de la Sociedad Española de Seguridad Alimentaria. «Para poder descartar que el positivo es un error, debería hacerse una toma de muestra oficial que consiste en tomar del mismo lote en el que se halló presencia de listeria cinco muestras para analizar, cinco para contraanálisis y cinco para dirimente. Si las 15 tienen la bacteria habría confirmación», señala.

Bartolo Rodríguez, el propietario de Sabores de Paterna, una empresa familiar de reconocido prestigio en la provincia de Cádiz y que distribuía sus productos en casi toda España, adelantó los controles sobre su fábrica como consecuencia de la crisis generada por el brote de Magrudis. Los técnicos tomaron muestras de sus productos y de la superficie de su fábrica el 26 de agosto y el 28 todos dieron negativo, según confirmó a este diario. El 30 los inspectores de la Junta se personaron en sus instalaciones y recopilaron tres muestras de un lote de carne y cinco de otro. Solo una de ellas dío positivo, con una presenciá de 11.000 unidades por gramo, cuando el máximo permitido es 100 unidades. Rodríguez afirmó que tenía pensado solicitar un análisis independiente, pero de momento, según ha confirmado a EL PAÍS, prefiere esperar a los resultados de las cepas, de los que aún no ha recibido comunicación. El empresario ha confirmado que la Junta tomó muestras del resto de susproductos el viernes y el sábado pasados, informa Jesús Cañas. 

«Al consumidor le debe quedar claro que el sistema funciona, aunque pudiera haber empresas que se vean perjudicadas», explica el profesor Rodríguez. «Si la Administración tiene dudas sobre un brote y además existe otro brote abierto, el principio de precaución determina que lo lógico es decretar la alerta», indica. «Si se confirmara la contaminación, la empresa sería sancionada por incumplimiento normativo», añade Rodríguez.

La listeria es un patógeno casi inocuo para la mayoría de personas sanas, pero que puede ser letal para aquellas que tienen el sistema inmunológico debilitado y para bebés en gestación, como ha quedado patente en este brote que ha causado hasta la fecha siete abortos, tres muertos y ha afectado a más de 215 personas. En estos momentos, hay 32 enfermos ingresados en hospitales andaluces, de los que 14 son embarazadas, según la información facilitada hoy por la Junta de Andalucía.

Los datos «continúan mostrando que el brote está en remisión por la reducción sostenida del número de casos nuevos de infección y de pacientes hospitalizados», ha dicho el doctor José Miguel Cisneros, portavoz del gabinete técnico andaluz para el seguimiento del brote de listeriosis vinculado a la empresa sevillana Magrudis.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: