La Junta de Tratamiento de la cárcel de Lledoners (Barcelona) ha acordado este jueves aplicar el artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario a Jordi Cuixart y Jordi Sànchez, lo que les permitirá pasar la mayor parte del día fuera de la prisión y solo regresar a dormir. Cuixart, presidente de Òmnium Cultural, y Sànchez, expresidente de la Asamblea Nacional Catalana (ANC), fueron condenados por el Tribunal Supremo en el juicio del procés a nueve años de cárcel por un delito de sedición y están privados de libertad desde el 16 de octubre de 2017.

La propuesta de la Junta de Tratamiento es de aplicación inmediata y no ha de ser aprobada por el Departamento de Justicia de la Generalitat, por lo que los presos podrían salir en libertad este mismo viernes. La Secretaría de Medidas Penales, Reinserción y Atención a la Víctima del Departamento de Justicia  de la Generalitat ha informado que no desvelará ni la fecha del inicio de las salidas ni dónde pasarán el día. Cuixart estará fuera de prisión nueve horas y media al día, de lunes a viernes, y Sánchez saldrá tres días por semana durante 11 horas. Los fines de semana los pasarán en prisión.

Cuixart y Sànchez están clasificados en segundo grado penitenciario y el acuerdo de la Junta de Tratamiento implica la concesión de un régimen similar al que tendrían si estuviesen clasificados en tercer grado penitenciario o régimen abierto. En el primer supuesto, la decisión puede ser recurrida por el fiscal ante el juez de vigilancia penitenciaria, sin que eso suponga su paralización, y posteriormente ante la Audiencia de Barcelona. Si se les hubiese concedido el tercer grado, la decisión final correspondería al tribunal que les juzgó y que presidió Manuel Marchena.

El artículo 100.2 del Reglamento Penitenciario establece: «el equipo técnico podrá proponer a la Junta de Tratamiento que, respecto de cada penado, se adopte un modelo de ejecución en el que puedan combinarse aspectos característicos de cada uno de los mencionados grados, siempre y cuando dicha medida se fundamente en un programa específico de tratamiento que de otra forma no pueda ser ejecutado».  En el caso de Jordi Cuixart, empleará el tiempo que esté en libertad en trabajar en la empresa que dirigía antes de ser encarcelado, mientras que Jordi Sànchez realizará tareas de voluntariado.

Cuixart y Sànchez fueron los primeros encarcelados a causa del proceso independentista por liderar desde Òmnium y la ANC las protestas ciudadanas que se produjeron el 20 de septiembre de 2017 a las puertas del Departamento de Economía de la Generalitat. Aquel acto reunió a 40.000 persona y pretendía protestar contra un registro policial ordenado por un juez de Barcelona para abortar los preparativos del referéndum ilegal del 1 de octubre.

La sentencia del Tribunal Supremo consideró que ambos líderes fueron «decisivos» en la estrategia del independentismo“ y que emplazaban a la ciudadanía a defender las instituciones catalanas, exigían que la Guardia Civil pusiera en libertad a las personas que habían sido detenidas, y pedían a los catalanes que se movilizaran. Se les animaba diciendo que no podrían con todos ellos, que las fuerzas del orden se habían equivocado y que habían declarado la guerra a los que querían votar».




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: