Jornada emocionalmente intensa para la independentismo catalán. Oriol Junqueras, Carme Forcadell, Raül Romeva, Jordi Turull, Josep Rull, Joaquim Forn, Dolors Bassa, Jordi Sànchez y Jordi Cuixart ya se encuentran en cárceles de Madrid, a la espera del ser juzgados a partir del 12 de febrero ante el Tribunal Supremo por los hechos del procés. El traslado, este viernes, de los dirigentes presos a la capital española ha servido como anticipo de unos meses en los que la política catalana va a girar casi exclusivamente en torno del juicio.

Tanto el independentismo civil como el institucional –que hoy en día presentan muchas diferencias políticas y estratégicas– han tratado de exhibir unidad en la solidaridad con los líderes procesados. Quizás con menor volumen que en otras ocasiones, los simpatizantes independentistas han querido acompañar y dar aliento a los presos desde primerísima hora de la mañana. Al mismo tiempo, el gobierno catalán ha recogido el guante de la calle y, en un Consell Executiu extraordinario y solemne, ha aprobado una declaración institucional para protestar una vez más por lo que considera un juicio político. Frente a este nuevo despliegue reivindicativo, el Gobierno central ha tratado de calmar los ánimos y ha pedido a los dirigentes independentistas “apaciguar las emociones”.






Movilización

Desde las 6 de la mañana centenares de personas han ‘acompañado’ a las comitivas policiales y solo se ha producido un incidente en Mas d’Enric por un intento de bloquea la salida de las furgonetas

La movilización ha comenzado temprano. No había una hora prevista para el traslado, por lo que los simpatizantes de las entidades soberanistas se han desplegado por las carreteras catalanas con el fin de seguir las distintos recorridos de los nueve líderes encausados.

Poco antes de las 6.00 horas han comenzado los movimientos: varias furgonetas de los Mossos han recogido a los internos de las cárceles de Lledoners, Mas d’Enric y Puig de les Basses para trasladarles a Brians 2, punto de enlace con el Ministerio del Interior para el posterior traslado a Madrid. Centenares de personas se han concentrado en dichos centros penitenciarios exhibiendo estelades y cánticos de apoyo.













Haciendo caso de los llamamientos del Govern y las entidades, los traslados se han producido de forma serena. Solo en el caso de la cárcel de Mas d’Enric –donde estaba internada la expresidenta del Parlament–, los Mossos han intervenido para desalojar a un grupo de personas que intentaba bloquear la comitiva. A causa de las cargas, un manifestante ha resultado herido.

Al cabo de unas horas los nueve presos han llegado a Brians 2. Hacia ese punto se han trasladado el presidente de la Generalitat, Quim Torra, y otros consellers de su Govern, que han dado así sus últimas muestras de apoyo personal a los dirigentes independentistas. Fuentes del Govern han relatado que el encuentro ha sido emotivo y que el president ha constatado que los nueve presos independentistas están “fuertes” para afrontar el juicio.

Caravana policial en la autopista
(Laura Cortés / ACN)

Finalizados los trámites, los presos han sido transferidos a la Guardia Civil, cuya comitiva ha partido alrededor de las 9.30 horas desde Brians 2. Interior no ha escatimado en recursos en el traslado: una trentena de vehículos policiales han formado la caravana de viaje hacia la capital española. Muchos de estos coches eran furgones de los Mossos d’Esquadra que han abandonado la escolta una vez se ha llegado a la altura de Aragón.





A la salida de Brians 2 los presos han vuelto a notar el aliento de varios centenares de ciudadanos y tampoco en esta ocasión se han producido incidentes. De la misma manera, durante el trayecto por Catalunya, muchos simpatizantes independentistas han colocado pancartas en los puentes de la autopista. A través de sus cuentas de Twitter, los encausados han agradecido estas muestras de apoyo y han aprovechado por reiterar que van a Madrid a defender “la libertad, la democracia y la justicia”.






Los nueve presos catalanes han estrenado un autocar de la Guardia Civil habilitado especialmente para este tipo de traslados. Con capacidad para 28 reclusos, los dirigentes independentistas han ocupado varias de las celdas individuales, cada una de ellas con su respectivo baño. En estas condiciones han viajado hacia Madrid en una trayecto sin paradas. Por la tarde, los siete presos hombres han llegado a la cárcel de Soto del Real y las dos mujeres han hecho lo propio en la de Alcalá-Meco. Está previsto que ingresen en módulos de respeto con el objetivo de facilitar los continuos traslados hacia el Supremo que deberán llevar a cabo durante el proceso judicial.

Poco después de la partida de la comitiva policial hacia Madrid, Torra y sus consellers han regresado a Barcelona para celebrar un Consell Executiu extraordinario y aprobar una declaración institucional en el que han reiterado varios de los mensajes que vienen lanzando estos días de preparación para el juicio. Con una puesta de escena solemne, el presidente catalán ha leído la declaración en inglés y en catalán. Torra ha apelado a la comunidad internacional a estar atenta al juicio y ha enviado un mensaje al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez: debe tener “coraje” y “emprender los cambios democráticos” que España “necesita”. “El juicio cambiará para siempre nuestro país y su relación con el Reino de España”, ha proclamado.





A última hora de la tarde han seguido las protestas. En una decisión sorpresa, la ANC ha promovido la ocupación de la sede de la Comisión Europea y del Europarlamento en Barcelona. Un grupo de unas 21 personas ha decidido entrar en el edificio y pasará esta noche para reclamar a las instituciones europeas implicación en el juicio del procés. En paralelo, se han producido otras manifestaciones en la capital y varios puntos de la geografía catalana. La organización juvenil Arran ha marchado por Barcelona y ha lanzado pintura contra la puerta de la Fiscalía Superior de Catalunya.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: