El recuento de 950 votos en las elecciones a la Cambra de Comerç de Barcelona sólo ha mostrado que uno de los 40 delegados se asignó por error la semana pasada. La candidatura impulsada por la entidad independista ANC (Assamblea Nacional de Catalunya) perdió un delegado que pasó a manos de la candidatura de Ramon Masià. De esta forma, la ANC retuvo la mayoría absoluta en el pleno (31 delegados), por lo que podrá nombrar al presidente que considere sin necesidad de pactar con nadie. El empresario de estaciones de servicio Joan Canadell es la cara más visible de la candidatura de la ANC y uno de los candidatos con más opciones a presidir la Cambra.






El equipo de Ramon Masià consigue entrar en el pleno de la Cambra

El delegado que ha perdido su puesto es Francesc Cara, un transportista autónomo. Ese puesto ha pasado a manos de Cartridges Systems, que formaba parte de la candidatura de Ramon Masià que de esta forma ha obtenido representación.

Tras el recuento de ayer de los 40 representantes que se escogían por elección 31 son para la candidatura de la ANC, 4 para el equipo de Enric Crous, 3 para el de Carles Tusquets, 1 para la plataforma 50 a 50 y 1 para la candidatura de Ramon Masià.


La Cambra que aún preside Miquel Valls criticó la gestión del Govern en las elecciones

El recuento de los 950 votos dudosos se alargó durante varias horas, lo que da muestra de las discusiones que se produjeron en el seno de la Junta Electoral Central que presidía Marta Felip, del departament d’Empresa de la Generalitat.

Mientras se producía el recuento, la Cambra de Comerç que actualmente preside Miquel Valls, emitió un duro comunicado en el que criticaba duramente al Govern al pedirle “rigor en el proceso de recuento final de los votos y una comunicación clara por parte de sus responsables”.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: