España

La campaña de las siete listas


Se acabó. Listas presentadas y sin lista unitaria del independentismo. Todos los partidos se presentan con sus siglas, incluidos los constitucionalistas, excepto el PDeCAT que desaparece tras el liderazgo de Puigdemont. El ex presidente, residente en Bruselas, amenazó a su partido con presentar lista propia si no se plegaba el PDeCAT a sus exigencias. El partido se plegó porque no podía presentarse al margen de Puigdemont so pena de sufrir un revés electoral histórico. Al final, siete listas compiten para tener representación en el nuevo Parlament. Como dijo César, «alea jacta est», la suerte está echada.

Puigdemont y el «Club de la comedia»

Junto al ex president, cinco ex consellers de la Generalitat: Jordi Turull, Clara Ponsatí, Josep Rull, Lluís Puig y el ex socialista, Ferran Mascarell, y un activista en prisión, Jordi Sánchez, que será su número dos. En la lista de independendientes, periodistas –Martí Anglada y Eduard Pujol, director de RAC1, la emisora del Conde de Godó, además del sociólogo tertuliano de Catalunya Ràdio, Salvador Cardús, un cura– el pare Manel– y una monja –Victoria Molins–, una caricaturista, Pilarín Bayés, el escritor Jaume Cabré, profesores universitarios –Laura Borràs, Àngel Castiñeira, y Aurora Madaula– el presidente de las federaciones deportivas catalanas, Gerard Esteva, un empresario, Oriol Amat, y dos viejas glorias de Convergència i Unió: Magda Oranich y Joan Rigol, junto al ex miembro del partido de Joan Laporta, Hèctor López Bofill y la ex consellera socialista, Marina Geli, que se negó a ir en la lista de Girona e irá por Barcelona en puestos de relleno. Todos independientes. Entre todos destaca una persona, Elsa Artadi, alto cargo de Puigdemont, pero también dirigente del PDeCAT, muy vinculada a Marta Pascal. También acompaña la deportista Anna Tarrés. Es el único ligamen de Puigdemont con su partido, dentro de una amalgama variopinta. Joaquim Forn y Meritxell Borràs, también consellers del ex gobierno no han entrado en la lista.

ERC y los «transversales»

Oriol Junqueras y Marta Rovira son las caras visibles de Esquerra Republicana, con el refuerzo de Raúl Romeva, ex conseller de Exteriores, el de Sanidad, Toni Comín y el de Justicia, Carles Mundó. Al final, Carme Forcadell, se situará en el número cuatro tras las muchas dudas que tenían sus abogados tras la declaración en el TS. Sin embargo, Anna Simó, una tradicional de ERC que ahora abjura de la DUI, se ausenta de la lista republicana. Oriol Junqueras recoge encabezando la lista de Girona, a la ex consellera Dolors Bassa y en Lleida a la ex Meritxell Serret. La lista republicana da entrada a Demòcrates, Antoni Castellà, MES, Ernest Maragall y Avancem, Fabiàn Mohedano. Josep Maria Jové, hombre fuerte de Junqueras en Economía e imputado por ser, supuestamente, uno de los cerebros de la nueva República también ha encontrado acomodo.

La CUP y su mambo

La izquierda independentista ha renovado de forma sustancial sus listas, siguiendo su tradición. Anna Gabriel, Benet Salellas, Gabriela Serra, Joan Garriga y otros destacados dirigentes vuelven al mambo de la acción territorial de los cuperos. Carles Riera será su nuevo líder tras la bendición de Gabriel y de Quim Arrufat, el coordinador de la formación que fue diputado hace dos legislaturas. Ni una sorpresa, ni tan siquiera la del ex líder de Podem, Dante Fachín, que se ha quedado en boxes en esta carrera electoral.

Iceta busca su espacio

El líder socialista dijo hace unos días a Ramón Espadaler –el que fuera líder de Unió, católico, contrario al matrimonio gay y antidivorcio– que «ahora purgarás tus penas haciendo a un gay presidente». Además de los ex de Unió, Iceta ha encajado en su lista al vicepresidente de Sociedad Civil Catalana y a representantes de las plataformas catalanistas no independentistas Tercera Vía y Portes Obertes al Catalanisme. Iceta ha abierto la lista socialista a la derecha nacionalista asqueada y perpleja con el independentismo y ha hecho un guiño a la izquierda con la inclusión de Jiménez Villarejo, eurodiputado de Podemos en 2014 para hacer mella entre los Comunes.

Domènech, candidato a la fuerza

Los Comunes lo presentan de cabeza de cartel muy a su pesar. Como reconoció Pablo Echenique fue difícil convencerlo porque los números no son halagüeños. Colau, para que no se diga, cierra una lista sin fichajes de renombre, con la excepción del periodista Jaume Barberà, un ex indepe reconvertido a los comunes que va penúltimo por Barcelona.

Arrimadas, a renovar el liderazgo constitucional

Pocas sorpresas en la lista de Ciudadanos que tiene como objetivo liderar a los constitucionalistas y si los números cuadran, llevar a Arrimadas a la a Generalitat. Sólo una sorpresa, el fichaje del periodista y politólogo, Ignacio Martín Blanco. Los naranjas afrontan las elecciones con el viento de cola de las encuestas.

Albiol, con el 155

Un solo fichaje, el alcalde socialista de Gimenells, Dante Pérez, que se ha dado de baja en el PSC para ir de número dos por Lleida. Sin embargo, Albiol no es de los que tira la toalla antes de tiempo y va a pelear voto a voto con el emblema del 155. El PP puede verse relegado a disputar la última posición con la CUP.

Se acabó. Listas presentadas y sin lista unitaria del independentismo. Todos los partidos se presentan con sus siglas, incluidos los constitucionalistas, excepto el PDeCAT que desaparece tras el liderazgo de Puigdemont. El ex presidente, residente en Bruselas, amenazó a su partido con presentar lista propia si no se plegaba el PDeCAT a sus exigencias. El partido se plegó porque no podía presentarse al margen de Puigdemont so pena de sufrir un revés electoral histórico. Al final, siete listas compiten para tener representación en el nuevo Parlament. Como dijo César, «alea jacta est», la suerte está echada.

Puigdemont y el «Club de la comedia»

Junto al ex president, cinco ex consellers de la Generalitat: Jordi Turull, Clara Ponsatí, Josep Rull, Lluís Puig y el ex socialista, Ferran Mascarell, y un activista en prisión, Jordi Sánchez, que será su número dos. En la lista de independendientes, periodistas –Martí Anglada y Eduard Pujol, director de RAC1, la emisora del Conde de Godó, además del sociólogo tertuliano de Catalunya Ràdio, Salvador Cardús, un cura– el pare Manel– y una monja –Victoria Molins–, una caricaturista, Pilarín Bayés, el escritor Jaume Cabré, profesores universitarios –Laura Borràs, Àngel Castiñeira, y Aurora Madaula– el presidente de las federaciones deportivas catalanas, Gerard Esteva, un empresario, Oriol Amat, y dos viejas glorias de Convergència i Unió: Magda Oranich y Joan Rigol, junto al ex miembro del partido de Joan Laporta, Hèctor López Bofill y la ex consellera socialista, Marina Geli, que se negó a ir en la lista de Girona e irá por Barcelona en puestos de relleno. Todos independientes. Entre todos destaca una persona, Elsa Artadi, alto cargo de Puigdemont, pero también dirigente del PDeCAT, muy vinculada a Marta Pascal. También acompaña la deportista Anna Tarrés. Es el único ligamen de Puigdemont con su partido, dentro de una amalgama variopinta. Joaquim Forn y Meritxell Borràs, también consellers del ex gobierno no han entrado en la lista.

ERC y los «transversales»

Oriol Junqueras y Marta Rovira son las caras visibles de Esquerra Republicana, con el refuerzo de Raúl Romeva, ex conseller de Exteriores, el de Sanidad, Toni Comín y el de Justicia, Carles Mundó. Al final, Carme Forcadell, se situará en el número cuatro tras las muchas dudas que tenían sus abogados tras la declaración en el TS. Sin embargo, Anna Simó, una tradicional de ERC que ahora abjura de la DUI, se ausenta de la lista republicana. Oriol Junqueras recoge encabezando la lista de Girona, a la ex consellera Dolors Bassa y en Lleida a la ex Meritxell Serret. La lista republicana da entrada a Demòcrates, Antoni Castellà, MES, Ernest Maragall y Avancem, Fabiàn Mohedano. Josep Maria Jové, hombre fuerte de Junqueras en Economía e imputado por ser, supuestamente, uno de los cerebros de la nueva República también ha encontrado acomodo.

La CUP y su mambo

La izquierda independentista ha renovado de forma sustancial sus listas, siguiendo su tradición. Anna Gabriel, Benet Salellas, Gabriela Serra, Joan Garriga y otros destacados dirigentes vuelven al mambo de la acción territorial de los cuperos. Carles Riera será su nuevo líder tras la bendición de Gabriel y de Quim Arrufat, el coordinador de la formación que fue diputado hace dos legislaturas. Ni una sorpresa, ni tan siquiera la del ex líder de Podem, Dante Fachín, que se ha quedado en boxes en esta carrera electoral.

Iceta busca su espacio

El líder socialista dijo hace unos días a Ramón Espadaler –el que fuera líder de Unió, católico, contrario al matrimonio gay y antidivorcio– que «ahora purgarás tus penas haciendo a un gay presidente». Además de los ex de Unió, Iceta ha encajado en su lista al vicepresidente de Sociedad Civil Catalana y a representantes de las plataformas catalanistas no independentistas Tercera Vía y Portes Obertes al Catalanisme. Iceta ha abierto la lista socialista a la derecha nacionalista asqueada y perpleja con el independentismo y ha hecho un guiño a la izquierda con la inclusión de Jiménez Villarejo, eurodiputado de Podemos en 2014 para hacer mella entre los Comunes.

Domènech, candidato a la fuerza

Los Comunes lo presentan de cabeza de cartel muy a su pesar. Como reconoció Pablo Echenique fue difícil convencerlo porque los números no son halagüeños. Colau, para que no se diga, cierra una lista sin fichajes de renombre, con la excepción del periodista Jaume Barberà, un ex indepe reconvertido a los comunes que va penúltimo por Barcelona.

Arrimadas, a renovar el liderazgo constitucional

Pocas sorpresas en la lista de Ciudadanos que tiene como objetivo liderar a los constitucionalistas y si los números cuadran, llevar a Arrimadas a la a Generalitat. Sólo una sorpresa, el fichaje del periodista y politólogo, Ignacio Martín Blanco. Los naranjas afrontan las elecciones con el viento de cola de las encuestas.

Albiol, con el 155

Un solo fichaje, el alcalde socialista de Gimenells, Dante Pérez, que se ha dado de baja en el PSC para ir de número dos por Lleida. Sin embargo, Albiol no es de los que tira la toalla antes de tiempo y va a pelear voto a voto con el emblema del 155. El PP puede verse relegado a disputar la última posición con la CUP.




Fuente: La Razón

Comentar

Click here to post a comment