Aprende a Posicionar tu Sitio WEB

noa1

Necesitas Visibilidad En Tú Web

noa2
Internacional

La batalla de las Marianne en la revuelta de los ‘chalecos amarillos’ | Blog Mundo Global

consultor seo


Del último “acto”, como llaman sus protagonistas a las protestas de los chalecos amarillos en París los últimos cinco sábados, la imagen que ha quedado no es ni la de los manifestantes portando la chillona prenda de emergencia obligatoria en los automóviles ni la de una ciudad de nuevo pertrechada por miedo a otra tanda de actos vandálicos. La foto que está dando la vuelta en las redes sociales francesas y más allá de sus fronteras, digitales o no, es la de “las dos Mariannes”, las dos mujeres, una agente del orden, la otra una artista politizada, enfrentadas con la mirada, silenciosamente, en un momento de la protesta parisina. Los franceses andan desde entonces discutiendo en las redes sociales cuál es la “Marianne”, el símbolo del país, que mejor encarna a la Francia de hoy.

Deborah de Robertis es una artista performance luxemburguesa de 34 años que se ha hecho famosa por desnudarse en lugares públicos como museos —adquirió notoriedad por mostrar su sexo delante del cuadro El origen del mundo de Gustave Courbet en el Musée d’Orsay en 2014— o en acciones como una recientemente realizada en el santuario de Lourdes, donde también posó como una virgen María, desnuda. En una de sus comparecencias ante la justicia, la artista declaró que con sus performances busca “interrogar el lugar de la mujer en la historia del arte”. El pasado sábado, la artista, junto a otras cuatro mujeres, marchó por las calles de París junto a los chalecos amarillos en silencio, con el pecho descubierto, pintado de color plateado, y la cabeza tapada con una capucha roja simulando el gorro frigio de Marianne, la “alegoría de la Libertad y la República” durante la Revolución Francesa y convertida desde entonces en símbolo del país junto con la bandera tricolor.

La acción —falsamente atribuida en un principio a Femen— en apoyo de los chalecos amarillos debía ser una performance que llamase la atención por sí sola. De Robertis había colgado en Instagram una imagen del famoso cuadro de Eugène Delacroix en el que se inspiró la acción del sábado, La Libertad guiando al pueblo, donde la bandera tricolor fue sustituida por una del amarillo chillón de la prenda símbolo de las protestas. Pero en su recorrido por la Avenida de los Campos Elíseos, las Mariannes se toparon con una barrera policial. Entre los gendarmes, una mujer joven, uniformada, pertrechada tras un escudo policial y el gesto tan serio y contenido como el de la Marianne de De Robertis. Los flashes de los fotógrafos no tardaron en dispararse de forma frenética. Había quedado inmortalizado el tête à tête de las Mariannes, en el que muchos han querido ver dos formas de interpretar lo que está sucediendo en Francia estos días y hasta el país mismo.

“Mi Marianne es la de la izquierda (la gendarme)”, escribía una mujer policía en un tuit ampliamente difundido. “Es mi hermana de armas. Digna, orgullosa, fuerte, inquebrantable. De una belleza natural a la francesa, de mirada franca y defendiendo los valores de la República”, explicó. El apoyo a la Marianne uniformada ha sido tan amplio que la Gendarmería Nacional envió un tuit esta semana agradeciendo a “los muchos que han reconocido en la foto a nuestra Marianne comprometida por la defensa de las libertades públicas”.

Otros, como el intelectual Jacques Attali, a pesar de ser mentor del presidente Emmanuel Macron sostiene que las dos mujeres encarnan los valores del país. “Las dos son Marianne, intensamente”, tuiteó.

Para la semióloga Élodie Mielczareck, la imagen de estas dos mujeres físicamente tan similares refuerza la “línea de demarcación” o ambivalencia que ha dado tanta fuerza a esa fotografía reproducida sin cesar en los últimos días. “De un lado —explica la especialista en la edición francesa del Huffington Post— una representante de las fuerzas del orden, símbolo institucional del Estado. Del otro, una Marianne, alegoría de la República. ¿Pero no son sinónimos Estado y República?”, se pregunta. Una duda que según Mielczareck plantea esta imagen. “El 25 de septiembre de 1792, unos años después de la Revolución, la República francesa es declarada ‘una e indivisible’. ¿Sigue siendo así? Los chalecos amarillos parecen haber arrojado luz sobre una desconfianza, una no representatividad y una ausencia de comunicación entre París y el resto de las ‘provincias’”, analiza.




Fuente: El país