Portada

La autopsia preliminar de Julen contradice el informe del dueño de la finca

consultor seo


La autopsia preliminar de Julen, el niño de dos años que cayó a un pozo en Totalán (Málaga) el pasado 13 de enero, ha determinado que falleció por un traumatismo craneoencefálico en la parte izquierda de la cabeza y que el menor tenía tierra, incluso, en el esófago y el estómago. Si la autopsia definitiva confirmara estos resultados, quedaría desmontada la tesis del dueño de la finca y único investigado en el juicio.

La defensa de David Serrano –pareja de la prima del padre de Julen- sostiene que la muerte del pequeño “se pudo producir durante las labores de rescate”, concretamente durante el uso de una piqueta de 7 kilos que los equipos de emergencias usaron durante las primeras horas tras producirse el accidente.






La defensa alega que el niño pudo morir durante las labores de rescate

Precisamente, con este instrumento se extrajo la bolsa de chucherías y el pelo del menor que se encontró en el tapón de arena que se hizo en el pozo de 70 metros de profundidad y 23 centímetros de diámetro. Sin embargo, la autopsia preliminar, según ha adelantado Informativos Telecinco, concluye que el cadáver de Julen presentaba heridas en la parte izquierda de la cabeza y no en la parte superior de la misma, donde podría haber incidido la piqueta.

A esto se suma el hecho de que los bomberos utilizaron esta herramienta tres horas y media después de la caída, mientras que la autopsia determina que el niño habría muerto asfixiado antes de que se usara este instrumento. No obstante, los resultados preliminares sí recogerían que el cuerpo del menor presentaba varias heridas post mortem.

Sin embargo, la autopsia definitiva, que aún puede tardar semanas en conocerse, puede ratificar o modificar estas conclusiones e indicar la hora precisa de la muerte del menor.


La autopsia definitiva debe ratificar las conclusiones del primer examen post mortem









Fuente: LA Vanguardia

Comentar

Click here to post a comment