¿Dónde está Sandra Jacas? Esta la pregunta que sobrevolaba este jueves la sala del tribunal del jurado de la Audiencia de Barcelona. Las nueve personas del jurado estaban preparadas para leer el veredicto que habían alcanzado ante la presidenta del tribunal, el fiscal, las acusaciones, las defensas y el otro acusado Manuel Cardenal, que aguardaba esposado a que se presentara la mujer con quien supuestamente cometió el crimen. Pero, ¿dónde está Sandra Jacas?, se preguntaba la magistrada.

La acusada por el crimen de los amantes de Sant Pere de Ribes y principal instigadora de un
triángulo amoroso
que acabó con la muerte de su exnovio junto al otro acusado, que entonces era su pareja, se ha esfumado este jueves antes de que el jurado emitiera públicamente su veredicto en que la declara culpable de asesinato.





Tras unos meses en prisión, la mujer había salido en libertad después de que la instrucción arrojase dudas sobre su implicación directa en el asesinato. Sin embargo, tras el juicio, el fiscal retiró las acusaciones por cooperadora y cómplice y pidió su condena por asesinato al considera de que los dos acusados actuaron de común acuerdo. “Es una coautoría de caballo”, dijo el fiscal.


El jurado ha condenado a los dos amantes al considerar que actuaron de común acuerdo

Este jueves, Sandra Jacas estaba citada las 9.30 horas de la mañana para que atendiera el dictamen del jurado en el palacio de Justicia pero no se ha presentado. A las 5 de la tarde, el jurado reunió a todas las partes, a excepción de la mujer, y declaró culpables a los dos amantes, Sandra Jacas y Manuel Cardenal, por el asesinato de José Solano, exnovio de la mujer.

La presidenta del tribunal dictó una orden para que los Mossos dieran con el paradero de Sandra. El fiscal, tras conocer el delito de asesinato que el jurado atribuye a Sandra, ha interesado una pena de 24 años de prisión y su inmediato ingreso en la cárcel una vez haya sido localizada. El abogado de la mujer, que sí ha estado presente en la sala, ha excusado a su clienta bajo el pretexto de que “no tiene teléfono móvil” y ha coincidido con “una día de huelga”, con lo que su presencia ante el tribunal era más costosa. Aun así, al ser contactados por la policía, sus familiares también han negado tener noticias de Sandra desde que acabó el juicio, el pasado miércoles.





El jurado ha considerado probado que en mayo del 2016 Sandra mantenía una relación con dos hombres a la vez y citó a ambos con el objetivo de poner celoso a José Solano, la víctima. Los hombres se enzarzaron en una pelea en la calle que se trasladó al piso de la mujer donde allí, Sandra y Manuel “puestos de común acuerdo” acabaron con su vida. La víctima recibió cuatro cuchilladas. Luego trasladaron su cuerpo al sótano y al día siguiente lo abandonaron en un descampado. El fiscal también ha pedido una pena de 21 años de prisión para Manuel.








Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: