Miki cerró el Festival de Eurovisión 2019 con la última actuación de la gran final del certamen. El representante de España puso en pie el público desde el escenario de Israel con ‘La venda’, que interpretó con energía, buen rollo y color. La canción, compuesta por Adrià Salas, trajo al espectáculo eurovisivo la rumba catalana y el ska para bajar el telón del festival y abrir el periodo de votaciones.












Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: