La tormenta Filomena, que obligó a aplazar el partido del líder Atlético de Madrid ante el Athletic, congeló al Real Madrid ante el Osasuna en Pamplona (0-0), lo que le impidió llegar a la primer puesto provisional en LaLiga Santander, mientras que el Barcelona fue solvente en Granada, donde, al amparo de otra magnífica actuación de Leo Messi, batió 0-4 y reclamó su ambición de luchar por el título de nuevo a pesar de su desventaja.

La tormenta de nieve puso muy difícil al equipo de Zinedine Zidane viajar a la capital navarra. Se pudo jugar gracias al tremendo trabajo de los trabajadores del cuidado del césped. Pero, a la oposición de un equipo bien armado por detrás, se le unió la peor adaptación al frío y la nieve de los estudiantes galos y su falta de argumentos.

Leíste La aceleración de Filomena y Messi | Deportes

A %d blogueros les gusta esto: