La celebración de un gol puede resultar peligrosa si no se conoce bien el estadio de tu equipo en el día de tu debut esta se celebra fuera del rectángulo de juego. Es lo que le sucedió al jugador brasileño del Hokkaido Consadole Sapporo
Anderson Lopes tras marcar un gol en un partido de la Liga japonesa en su primer partido en su nuevo estadio.

Lopes se dirigió hacia una valla del fondo del campo para saltarla pero no calculó que esta no estaba sobre el césped sino que ocultaba una respetable altura. El jugador no era consciente por lo que cuando aterrizó dio con sus huesos en el suelo.





Un compañero alertó a las asistencias de la caída, ante el estupor de los seguidores del Sapporo que temían la lesión de una de sus estrellas. Finalmente, todo quedó en un susto y el jugador regresó al campo. El brasileño marcó cuatro goles pero su debut se recordará por la estremecedora caída.




Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: