La norteamericana Kelly Catlin, componente del equipo de EE.UU. que ganó la plata en la persecución ciclista de los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro, ha muerto a los 23 años. Fue el padre de Catlin, Mark, quien dio la triste noticia en una carta enviada a la redacción de VeloNews en la que indicaba que Kelly se había quitado la vida.

“No pasa un minuto en que no pensemos en ella y en la vida maravillosa que podía haber tenido”, explicó el padre de la ciclista. “No hay un segundo en que no daríamos nuestras vidas libremente a cambio de la suya. Nuestro dolor es increíble”, explica.






No hay un segundo en que no daríamos nuestras vidas libremente a cambio de la suya. Nuestro dolor es increíble”



Colin Catlin explicó en Facebook el viernes 8 de marzo: “Mi hermana Kelly se suicidó la pasada noche. “Es la única persona con la que he compartido prácticamente toda mi vida y la echaré de menos tremendamente”.

Kelly Catlin tenía tres títulos mundiales de persecución por equipos (2016, 17 y 18), además de la medalla olímpica de plata. Inició su carrera ciclista a los 17 años, después de sufrir lesiones en su práctica del atletismo. Además de su carrera deportiva, Catlin estaba estudiando matemática computacional en la Universidad de Stanford y era una consumada violinista. Era la menor de trillizos, junto con Colin y Christine.









Fuente: LA Vanguardia

A %d blogueros les gusta esto: