Los Clippers volvieron a noquear a los Lakers (106-111) con una recta final de partido irresistible. Kawhi Leonard volvió a ser el amo del derbi, de un duelo estelar esta temporada en la NBA. Era la segunda vez que se enfrentaban esta campaña y los Clippers, como ya sucedio en el partido inaugural de octubre (112-102) volvieron a salirse con la suya.

La derrota supuso un duro revés para los Lakers por ser ante el rival de los rivales por el momento y porque, además, es la cuarta seguida. El equipo de LeBron James seguirá liderando la Conferencia Oeste, pero su ventaja se va reduciendo y ya tiene a tres equipos, Denver, Houston y los Clippers, pisándole los talones. La victoria de los Clippers deja en entredicho la solidez real de los Lakers, más regulares hasta ahora, pero vulnerables en algunos de los duelos directos ante sus rivales más importantes.

Los Lakers llegaron a dominar por 15 puntos, pero los Clippers se rehicieron en un gran tercer cuarto (23-35) y llegaron más enteros y jugaron con más acierto en el ajustado final de partido. Un tapón de Beverly a LeBron a poco más de tres segundos para el final acabó siendo determinante. Prevaleció la calidad de Kawhi Leonard. El MVP de la última final, cuando ganó el anillo con los Raptors, consiguió 35 puntos, 12 rebotes y 5 asistencias. Le secundaron Harrell, con 18 puntos, y Paul George, que pese a sus malos porcentajes, sumó 17 puntos y 5 rebotes.

LeBron James , ausente por una lesión en el último encuentro, empezó muy mal, con 0 de 7 en triples. Pero se fue entonando y, pese a que solo anotó dos de los 12 triples que lanzó, concluyó con 23 puntos, 9 rebotes y 10 asistencias. Tampoco estuvo acertado en los triples Anthony Davis, pero aportó 24 puntos, 6 rebotes, 3 asistencias, 2 robos y 2 tapones. Kuzma añadió 25 puntos, pero la aportación del resto del equipo fue mucho más discreta.

Golden State, de repente, ha revivido y lo ha hecho a lo grande, tumbando a Houston (116-104). Fue la tercera victoria seguida de los Warriors, el equipo devastado por las lesiones y los errores en su gestión deportiva, que pasó de ganar tres títulos en cinco finales seguidas, a ocupar la última plaza de la Conferencia Oeste.

Todavía sin Stephen Curry y Klay Thompson, los Warriors superaron a uno de los principales favoritos de Oeste. Houston, además, sumaba cuatro victorias seguidas y ocupa la tercera plaza de la Conferencia. Pero los Warriors fueron capaces de dominar en el rebote, defender mejor y mostrarse como un equipo más compacto. El resultado fue que hicieron valer los 22 puntos y 15 rebotes de Damion Lee, los 20 puntos de D’Angelo Russell, a pesar de que solo anotó uno de los 10 triples que lanzó, los 20 puntos y 11 rebotes de Draymond Green, y la mejor aportación global de su segunda unidad. Los cinco jugadores titulares de los Warriors lograron dobles dígitos.

Kawhi Leonard y los Clippers vuelven a dejar en entredicho a LeBron James y a los Lakers

Los Rockets sucumbieron porque se empecinaron en el tiro de larga distancia. Lanzaron 51 triples y anotaron 16 (31%). Russell Westbrook falló los 10 que tiró. Y aun así, y de su 11 de 32 en tiros de campo, fue el máximo anotador de su equipo con 30 puntos, además de 12 rebotes y 5 asistencias. James Harden no alcanzó los números asombrosos que promedia esta temporada y se quedó en 24 puntos y 11 asistencias. Danuel House añadió 18 puntos, y Clint Capela, 10 puntos y 11 rebotes.

Las lesiones hacen mella en los Raptors. Sumaron su segunda derrota seguida, esta vez ante los Celtics (102-118). Las ausencias de Pascal Siakam, Marc Gasol y Norman Powell mermaron a los campeones de la pasada temporada. Tras caer el domingo en la prórroga ante Indiana, el equipo canadiense no pudo frenar la excelente racha de los Celtics, que suman cuatro victorias seguidas y se aferran a la segunda plaza en la Conferencia Este, solo superados por Milwaukee. Y ello, a pesar de que Boston también acumula bajas importantes como las de Marcus Smart y Grant Williams.

Jaylen Brown, con cinco triples y 30 puntos, Kemba Walker, también con cinco triples y 22 puntos, comandaron la ofensiva de Boston. Tatum, con 11 puntos, 9 rebotes y 6 asistencias; Hayward que, tras haberse perdido los tres últimos partidos por una lesión en el pie regresó al equipo con 14 puntos, 5 rebotes y 6 asistencias; y Enes Kanter, con 12 puntos y 11 rebotes dotaron de equilibrio y consistencia al juego de su equipo.

Los 27 puntos de VanVleet; los 24 de Chris Boucher, que está rindiendo muy por encima de lo que había hecho en las dos temporadas y media que lleva en la NBA; los 14 puntos y 8 rebotes de Kyle Lowry; y los 12 puntos y 8 rebotes de Serge Ibaka no fueron suficientes ante los Celtics, que dominaron especialmente en el primer y en el tercer cuarto, anotaron seis triples más y capturaron 11 rebotes más.

El pívot turco Ennes Kanter jugó su primer partido fuera de Estados Unidos desde que visitó Toronto cuando era jugador de los Knicks el 10 de noviembre de 2018. Después de que Kanter criticara al presidente de Turquía Recep Tayyip Erdogan, el gobierno de su país le retiró el pasaporte. El pívot, que confesó que temía por su vida a causa de esa controversia, no viajó con los Knicks a Londres en enero y, tras ser traspasado a Portland en febrero, tampoco viajó a Toronto para disputar un partido el 1 de marzo.

Kanter compareció en el Scotiabank Arena de Toronto, en los prolegómenos del partido ante los Raptors, con una camiseta con la inscripción: “Freedom for ALL”. Y jugó con unas zapatillas en las que llevaba escrita la palabra “Freedom”

La lluvia de triples de los Sixers contrastó con los siete que falló Giannis Antetokounmpo. Los de Filadelfia vencieron al líder del Este (121-109) y batieron el récord desde la máxima distancia de la franquicia con 21 aciertos de los 44 que lanzaron (48%).

Joel Embiid marcó la pauta cerca de los aros con 31 puntos y 11 rebotes, además de contribuir al festival de triples con tres dianas. Tobias Harris anotó cinco triples y 22 puntos; Ben Simmons se abstuvo de lanzar desde tan lejos, pero brilló en todo lo demás con 15 puntos, 7 rebotes, 14 asistencias, 3 robos y 2 tapones. Josh Richardson con 18 puntos y cuatro triples y Furkan Korkmaz, también con cuatro triples y 16 puntos, completaron el absoluto dominio de los Sixers. Antetokounmpo, con el 0 de 7 en triples, 18 puntos y 14 rebotes, y Khris Middleton, con 31 puntos y 8 rebotes, y George Hill, con 15 puntos, apenas pudieron mitigar el chaparrón que les cayó a los Bucks.

Puedes seguir Deportes de EL PAÍS en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.




Fuente: El Pais

A %d blogueros les gusta esto: